Aragón ha anunciado el confinamiento perimetral de las ciudades de Huesca, Zaragoza y Teruel a partir de este jueves a las 00:00 horas y la entrada de toda la comunidad autónoma en un nivel 3 de alerta, con restricciones horarias y de aforos en todo tipo de locales y establecimientos a partir del próximo lunes.

En los últimos días, la incidencia se ha disparado en las tres capitales de provincia. Mientras que Zaragoza ha registrado 543 casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes, en Huesca este dato se ha disparado a 1.003 y en Teruel, a 1.418. Ante esta situación, el Gobierno autonómico ha decidido endurecer las restricciones confinar perimetralmente las tres ciudades mencionadas.

De esta manera, quedan restringidas las entradas y salidas de estos municipios salvo para cumplir con obligaciones laborales o empresariales, recibir atención sanitaria, asistir a centros escolares, cuidar de personas mayores y/o dependientes, regresar a la residencia habitual, cumplimentar trámites oficiales u otras causas de fuerza mayor.

Además de estos confinamientos, toda la comunidad entrará en una fase 3 de alerta el próximo 26 de octubre. Este nivel -el más restrictivo de todos- supone la reducción de los aforos, modificación de los horarios y suspensión de algunas actividades.

· Reducción del aforo al 25% en todos los establecimientos, excepto en los que vendan alimentos.

· Bares y restaurantes tendrán que cerrar a las 22:00 horas y los clientes solo podrán consumir en la terraza de los locales, con un aforo al 50%.

· En todas las celebraciones civiles y religiosas, tanto bodas como velatorios, solo podrá haber 15 personas si son en espacio abierto y 10, en espacio cerrado.

· Las reuniones sociales, por su parte, se verán reducidas a las seis personas.

· Suspensión de todas las actividades deportivas y cancelación de los congresos presenciales, sustituyéndolos por opciones telemáticas.

Una vez anunciadas las restricciones, el presidente aragonés ha pedido "responsabilidad de los ciudadanos" porque sin ellos, ha dicho, "las medidas no servirán de nada". También ha querido mandar un mensaje de aliento al sector del ocio y la hostelería porque "necesitan un gesto por parte del Gobierno". Por ello, ha anunciado que este miércoles mantendrán una reunión para intercambiar opiniones sobre esta situación.

Lambán también ha indicado que entre sus competencias "no está la de solicitar el estado de alarma" y ha asegurado que, por el momento, no consideran necesario el confinamiento de toda la comunidad autónoma por el tipo de desplazamientos que se generan. También se ha mostrado cauto al hablar del toque de queda porque, considera, tiene "connotaciones bélicas y es una cuestión que debe plantear el Gobierno".