Tras el discurso del candidato y la intervención de Partido Popular, Ciudadanos, Unidas Podemos y Vox, tendrán hoy su turno de palabra el resto de partidos a partir de las nueve de la mañana. Estas formaciones intervendrán en las mismas condiciones que los anteriores: siguiendo un orden por representación, con un máximo de 30 minutos iniciales y posibilidad de réplica.

Comenzará, por tanto, Esquerra Republicana de Catalunya. Se prevé que las exposiciones no se alarguen demasiado para que se pueda realizar la votación ese mismo día; votación que, en base a las intervenciones restantes y a las correspondientes réplicas, podría tener lugar sobre las 18:00 horas.

Tras las exposiciones de todos los grupos parlamentarios se procederá a la votación, que se realizará por llamamiento. Es decir, se nombrará a los candidatos, que se pondrán en pie para manifestar su voto de "sí", "no" o "abstención". En esta primera votación, Sánchez necesita una mayoría absoluta para salir del congreso como presidente del gobierno. Es decir, necesita 53 'síes' para sumar a sus 123 diputados.

Si no consigue esa mayoría absoluta, se realizará una nueva votación 48 horas después. En esta segunda oportunidad, a Sánchez le basta con una mayoría simple; es decir, más votos a favor que en contra. En el caso de que el socialista tampoco consiguiera los votos que necesita para ser investido, una vez transcurridos dos meses, y si no hay una nueva candidatura, el rey disolvería las cortes. Además, se convocarían elecciones 47 días después. Es decir, los españoles votaríamos de nuevo el 10 de noviembre.

En la primera sesión del debate de investidura, uno de los momentos de mayor tensión del debate con Pablo Casado lo provocaron las cuestiones regionalistas. Sánchez echaba en cara al candidato del PP sus malos resultados en Cataluña y el País Vasco, a lo que el líder de los populares ha respondido asegurándole que "no puede venir a exigir todo a todos a cambio de nada".

Tampoco faltaron los cruces de reproches entre Albert Rivera y el candidato a la presidencia del Gobierno. El presidente de Ciudadanos acusó a Sánchez y a "su banda" de tener un "plan" con el objetivo de "perpetuarse en el poder, controlando la tele pública, las encuestas, criminalizando a los constitucionalistas y lavando la imagen de sus socios". Ante las palabras del líder de Ciudadanos, Sánchez respondió recordando a Rivera que no ha querido reunirse con él durante las últimas negociaciones para intentar formar Gobierno.

No obstante, ha sido Pablo Iglesias el líder con quien ha mantenido Sánchez uno de los rifirrafes más duros durante la primera sesión del debate de investidura. Ambos han evidenciado la mala situación por la que pasan las negociaciones para lograr un acuerdo de Gobierno al mostrarse muy críticos con la posición del otro. "Piénsese mucho votar con la extrema derecha en contra de un gobierno socialista", le ha advertido Sánchez. Y a ello ha respondido Iglesias: "Si convoca nuevas elecciones, me temo que usted nunca será presidente".