El hermano de la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, no solo percibió una comisión por el contrato de las mascarillas que adquirió la Comunidad de Madrid durante la primera ola de la pandemia, sino que además las encargó a una empresa china que, según publica 'El País', hasta un mes antes se dedicaba a fabricar componentes eléctricos.

De hecho, la empresa solo empezó a elaborar mascarillas semanas antes de vender a Madrid esas 250.000 por las que cobró Tomas Díaz Ayuso. Para ello, aportó los tres certificados que pueden verse en el vídeo que ilustra estas líneas, ninguno de ellos válido para poder hacerlo en Europa.

Entretanto, la presidenta madrileña se defiende así: "Ya falta solo saber la calidad de los calzones del chino que cogió la caja en el aeropuerto", ha ironizado en una entrevista radiofónica.

Sin embargo, y pesar de las quejas de Ayuso, la documentación en cuestión la ha aportado su propio gobierno al diario 'El País', incluyendo un certificado de un laboratorio italiano ECM que alertó de que estaban falsificando su sello y que ellos no verifican mascarillas, apuntando que "el organismo de certificación de maquinaria no es un organismo notificado para equipos de protección".

De los otros dos certificados también hay dudas de su autenticidad, pero en cualquier caso son de laboratorios chinos que no están habilitados ni si quiera por el Gobierno del país.

Por su parte, la oposición en la Asamblea de Madrid carga contra lo que considera una negligencia por parte de Ayuso: "Estaba más pendiente de la calidad de las comisiones que de la calidad de las mascarillas que traía", ha aseverado este miércoles la portavoz de Más Madrid, Mónica García.

La Comunidad de Madrid y la propia Ayuso afirman que esta información es "falsa", a pesar de que la documentación se la facilitó el propio Ejecutivo autonómico a 'El País', y antes de publicarse, fueron contactados y no la desmintieron. Sí lo hicieron poco después fuentes del Ejecutivo de Ayuso a 'El Español', que defienden que finalmente compraron las mascarillas a otro proveedor, sin aportar ninguna documentación para demostrarlo.