"Usted es hijo de un terrorista", fueron las palabras que Cayetana Álvarez de Toledo dedicó a Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados. Unas declaraciones por las que el padre del vicepresidente denunciará a la portavoz 'popular'.

Así lo ha manifestado en una conversación para El Muro de Jesús Cintora, 'Ojo al parche', en laSexta, en la que también ha asegurado que dirigentes del PP "se sienten avergonzados" por lo ocurrido y así se lo han hecho saber.

Javier cuenta que ya es "un viejo", al que le "emociona" que le estén llamando o escribiendo hasta algunos del PP que se sienten "avergonzados", explica Cintora tras charlar con el padre de Iglesias.

Y es que, no es la primera vez que Álvarez de Toledo protagoniza una polémica de este tipo. Cargó contra Rubalcaba cuando este falleció, asegurando que él "no derrotó a ETA", y llamó "senil" a Manuela Carmena días antes de las elecciones autonómicas.

"Me jode porque cobran como cargos públicos y las multas las pagamos entre todos"

Si bien, Javier Iglesias va a llevar sus últimas declaraciones a los tribunales, como ya hizo con Hermann Tertsch. "Menuda competición. Me atacó el de Vox y ahora tiene que atacar la del PP, pero me jode porque cobran como cargos públicos y al final las multas las pagamos entre todos", ha señalado.

Fue el propio Pablo Iglesias el que aseguró en su intervención en la Cámara Baja que invitaría a su "señor padre" a emprender las "acciones oportunas" después de Cayetana Álvarez de Toledo dijese que "es un terrorista" y asegurase que si "en España se castigaran las ideas", el líder de Unidas Podemos "estaría en la cárcel".

El eurodiputado de Vox ya fue condenado a pagar 15.000 euros al padre de Iglesias por relacionarlo en unos 'tuits' con un asesinato de 1973, el juzgado que instruyó el caso consideró que se había producido "una intromisión ilegítima y una vulneración del derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen".

El padre de Iglesias también ha mostrado preocupación por sus tres nietos, los hijos del vicepresidente y la ministra de Igualdad, porque no tienen responsabilidad por el oficio que desempeñan sus progenitores y ya son varias las protestas que se han organizado frente a su vivienda.

Las polémicas declaraciones en el Congreso

Las intervenciones de Cayetana Álvarez de Toledo en el pleno de este miércoles dejaron al descubierto la tensión que existe entre Gobierno y oposición. Una tensión que en las últimas horas se ha ido incrementando en plena crisis sanitaria del coronavirus.

La portavoz del PP aseguró en una de sus intervenciones que Pablo Iglesias "se ha convertido en el embajador de ETA en el Gobierno de España, en el burro de Troya de la Democracia", haciendo referencia al pacto del Ejecutivo con EH Bildu para sacar adelante la sexta prórroga del estado de alarma.

"Que ustedes vengan a hablar de ETA, en medio de una pandemia, refleja, señora marquesa, hasta qué punto están alejados de los problemas reales de la gente", aseguró el vicepresidente segundo. Fue entonces, cuando Álvarez de Toledo arremetió contra su padre llamándole "terrorista".

La situación llevó, incluso, a la presidenta del Congreso a instar a la dirigente 'popular' a que rectificara sus palabras, pero esta se negó y Meritxell Batet pidió que se retirasen las declaraciones del diario de sesiones.

"Su padre, como bien dice el señor Iglesias en este artículo (lo muestra al hemiciclo), era un militante del FRAP", se limitaba a decir la propia Álvarez de Toledo ante el ofrecimiento de la presidenta de la cámara.

Batet entendía así que la diputada 'popular' accedía a retirar la palabra "terrorista" del orden del día y así se lo pedía a las taquígrafas de la Cámara Baja. Álvarez de Toledo salía rápido al paso: "¡No! ¿Por qué?", protestaba desde su escaño sin convencer a Batet para no retirar tal acepción.

Fue entonces cuando el diputado de Vox Ignacio Gil Lázaro se marchaba del Congreso acusando a la presidenta de censurar lo que ocurre.

Y lejos de rectificar, una vez terminó el pleno, Álvarez de Toledo continuó haciendo declaraciones similares en redes sociales. En su cuenta de Twitter se preguntó "¿cómo se llama al que milita en una organización terrorista? ¿Marqués?, adjuntando una imagen de un artículo en el que Iglesias hablaba sobre la historia de su padre.

 

El vicepresidente segundo también se pronuncio en redes sociales, asegurando que tomará "acciones legales" por las palabras de la 'popular'. "Hoy la marquesa Cayetana Álvarez de Toledo ha cometido un delito en el Congreso llamando terrorista a mi padre. Sus privilegios aristocráticos le hacen creerse impune. Hermann Tertsch ya fue condenado por lo mismo. Animaré a mi padre a que ejerza las acciones correspondientes", señaló Iglesias. Algo que su padre ya ha confirmado en El Muro de laSexta.

Pero esta no fue la única respuesta sonada. María Luisa Turrión, la madre del líder 'morado', a su marido asegurando que "ser hijo y compañera de Javier Iglesias es un honor que la lengua bífida de una marquesa de pacotilla no empaña".

 

¿Qué era el FRAP y por qué recurrió a él Álvarez de Toledo?

El FRAP surgió en 1973 como organización antifascista a raíz de una escisión del Partido Comunista de España.

La organización llevó a cabo actos violentos e incluso asesinatos. En 1975 se llevó por delante la vida de dos miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado. El todavía régimen franquista consideró estos actos como delitos terroristas y dos de los miembros del FRAP fueron fusilados por la dictadura en septiembre de ese mismo año.

En los últimos días del franquismo, en 1978, estos fusilamientos fueron condenados por la sociedad internacional, en contra de la dictadura franquista. A su vez, el FRAP finalizaría su andadura como organización con la llegada de la democracia a España.

Pero, ¿en qué punto se relaciona Francisco Javier Iglesias Pérez con el FRAP?

El padre del actual vicepresidente segundo del Gobierno fue inspector de trabajo y profesor universitario, militó en el Partido Comunista de España (marxista-leninista), si bien no se le relaciona con ninguno de los actos violentos de esta escisión radical del PCE.

Javier Iglesias entró en prisión tras ser detenido el 26 de abril de 1973 por repartir propaganda ilegal sobre el 1º de Mayo. El propio Iglesias siempre ha negado su relación con delitos de sangre y, no obstante, nunca se la ha vinculado legalmente con ninguno de ellos.

Al efecto, el europarlamentario por Vox Hermann Tertsch ya fue condenado a indemnizar a Francisco Javier Iglesias por afirmar precisamente que el padre del líder de Podemos estaba relacionado con uno de los asesinatos del FRAP. Tertsch tuvo que pagar 15.000 euros por esta falsa afirmación.