Manifestación ante la delegación del Gobierno en Pamplona contra el traspaso de las competencias de tráfico a la Comunidad Foral.

Una concentración que ha reunido a 1.500 personas, según los convocantes, y 500, según la delegación del Gobierno, y que ha contado con la presencia de miembros de la Guardia Civil y la Policía Nacional llegados desde diversos puntos de España. Apoyada, también, por las organizaciones JUSAPOL y JUPOL.

El grupo ha permanecido durante más de una hora en el lugar, entre el ruido de sirenas, silbatos y bombos, mientras coreaban lemas en contra de la decisión de desvincular al cuerpo de las competencias de tráfico en Navarra. Frente a la delegación se han podido oír gritos de vivas a la Guardia Civil, a la Policía Nacional, a España, a Navarra y al Rey.

Las banderas españolas, presentes en tela, en paraguas y en pancartas, han predominado entre los símbolos exhibidos, junto a enseñas de otras comunidades autónomas y de asociaciones profesionales de los convocantes. Además, se han visto pancartas con lemas como "Los jóvenes os queremos aquí, viva la Guardia Civil" o "Por imperativo legal obligados a marchar".

El secretario general de JUCIL, Ernesto Vilariño, ha explicado su disconformidad "con el repliegue que quiere hacer el Gobierno con nuestros compañeros y sus familias", en lo que ha definido como "una medida altamente injusta y que no se hace con ningún argumento ni policial ni de organización. Simplemente un argumento político".

Preguntado por la posibilidad de que a los guardias civiles de tráfico afectados se les ofrezca la posibilidad de continuar su trabajo en la Policía Foral, Vilariño ha advertido de que "es algo que han dicho pero a día de hoy no hay encima de la mesa ninguna propuesta seria en la que diga cómo se tiene que hacer".

Por su parte, el secretario general de JUPOL, José María García, también ha rechazado el "abuso, total y arbitrario" que, a su entender, supone la decisión de traspasar Tráfico a Navarra, con la que el Ejecutivo "quiere utilizar a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado como una moneda de cambio".

"Nosotros somos los garantes de la democracia en este país, y no podemos permitir que el presidente del Gobierno tome decisiones arbitrarias, bien con nuestro trabajo bien con nuestras familias", ha dicho tras cuestionar el "interés meramente económico" por el que las comunidades autónomas quieren esta competencia.

Presencia de PP, Vox y Cs

Al la concentración ha asistido la vicesecretaria de Organización del PP y presidenta del partido en Navarra, Ana Beltrán, quien ha atribuido el acuerdo a la "injerencia" del PNV y a las "presiones del nacionalismo y el independentismo" sobre Sánchez.

Ya que, ha señalado, "la desaparición de la Guardia Civil de Navarra es una reivindicación histórica de ETA y de todo el nacionalismo".

Tanmbién ha participado Vox, representado por su secretario general, Javier Ortega Smith, quien ha atribuido la "expulsión" de la Guardia Civil de Navarra al "indigno pacto del ilegítimo presidente Sánchez" con PNV y EH Bildu para su investidura.

Este, a su juicio, ha derivado en que "se arríe otra bandera y de que haya una nueva dejación de funciones del Estado de Derecho". "Estamos hablando de una nueva cesión a los proetarras, a los separatistas", ha alertado.

Por su parte, Miguel Angel Gutiérrez, de la gestora de Ciudadanos, ha coincidido en calificar de "una vergüenza" la salida de la Guardia Civil de Navarra sin "ninguna razón técnica, administrativa o de presupuesto".