Visiblemente emocionados por la abrumadora demostración de apoyo popular, así han llegado al TSJ los tres procesados, tras un recorrido en el que les han acompañado 40.000 personas, según la Guardia Urbana.

Las calles del Born se han convertido en un torrente de ciudadanos que no ha parado de animarles. La comitiva tenía que parar cada pocos metros ante los gritos de "independencia" de la muchedumbre.

Durante el paseo ha habido varios momentos cargados de simbolismo. Un grupo de asistentes se ha arrancado con 'Els Segadors', el himno catalán, frente al monumento a los caídos durante el asedio a Barcelona en la Guerra de Sucesión.

Justo antes de llegar al juzgado, el otro gran momento: la comitiva pasaba bajo el arco del triunfo y los tres procesados se acercaban a saludar a los ciudadanos.

Mas miraba su reloj, consciente de que llegaban media hora tarde y su escolta aceleraba el paso. Ya en el Tribunal ha habido otro momento de lo más metafórico: la bandera española se desprendía del mástil para regocijo de los asistentes.

El éxtasis final se ha producido cuando Mas, Rigau y Ortega entraban al Tribunal y más tarde a la salida, donde aún esperaban miles de ciudadanos.