La mesa de negociación para la reforma laboral en la que participa la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, los sindicados, la patronal y también otros ministros del PSOE tiene sobre la mesa varios puntos calientes de discusión. Según ha podido saber laSexta, se trata de la temporalidad, los convenios y la ultraactividad.

La temporalidad de los contratos laborales en España está siendo vista con lupa desde Bruselas, que presiona al Gobierno para rebajar esta tasa que actualmente está en torno al 25%, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística.

La intención es reducirla y para ello los agentes sociales proponen limitar al 15% el número de contratos temporales en una empresa. Además también se propone fomentar los contratos indefinidos discontinuos o restringir los de obra y servicio.

El segundo punto controvertido son los convenios colectivos y las subcontrataciones. Actualmente, desde la reforma laboral de Mariano Rajoy, prevalece el convenio de empresa frente al convenio sectorial.

La idea del Ministerio de Trabajo es que prevalezca el convenio sectorial con la intención de que se mantengan unas garantías mínimas para los trabajadores. Además, también se busca vigilar que en la práctica no se puedan rebajar los sueldos de las personas subcontratadas.

La ultraactividad es el último de los grandes escollos de la negociación. La propuesta en este sentido es que en el caso de caducar un convenio mientras se está negociando otro nuevo, se mantengan las condiciones del actual hasta firmar el nuevo.

Acuerdo PSOE-Podemos tras la tensión

El Gobierno de coalición ha alcanzado un acuerdo para coordinar el diálogo en torno a la reforma de laboral. Las reuniones de la mesa de diálogo social estarán encabezadas por la Secretaría de Estado de Empleo, pero también participará la Vicepresidencia económica, así como el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Se trata de un acuerdo que llega tras una semana de tensiones en la coalición de Gobierno. Fuentes de Moncloa señalaban esta misma mañana sentirse molestos con las últimas declaraciones de la ministra de Trabajo, que asegura que no se trata de un problema de "metodología" y decían que Podemos planteó desde un principio el conflicto como "un problema de liderazgo". En este sentido aseguraban no entender por qué "una vez se lo han reconocido, están hablando de problemas con el contenido".

Las mismas fuentes indican que lo que había que "preguntar a Yolanda Díaz es por qué la metodología de la Ley de la Vivienda no vale para la reforma laboral". También recordaban que, tanto Pedro Sánchez como Nadia Calviño e Isabel Rodríguez han dicho que no hay problemas respecto al contenido.