El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha asegurado que "la Guardia Civil llevó a cabo una investigación tras la denuncia de Pablo Iglesias" por el pirateo de la cámara de seguridad instalada en el exterior de su chalet y ha añadido: "Hemos llegado hasta donde hemos podido llegar".

A finales del pasado mes de octubre, la formación de Pablo Iglesias ponía en conocimiento de la Policía que la cámara de seguridad que apuntaba al exterior de su casa había sido pirateada y que se podía ver la señal en directo a través de un portal de Internet. El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ha asegurado que se trata de un "hecho de extrema gravedad” y que "tiene que ver con el mandato del ministro del Interior”.

El ministro ha explicado a los periodistas, tras una reunión en Barbate con el sector pesquero, que la citada cámara de seguridad fue instalada "al no haber presencia exterior de la Guardia Civil continua", y porque "no se daba una cobertura a todo el recinto". Además, ha querido recordar que la instalación tuvo como objetivo "identificar si alguien volvía a hacer una pintada o cualquier circunstancia atentatoria de la seguridad de Pablo Iglesias y su familia".

En sus declaraciones a los periodistas, Grande-Marlaska ha precisado que la cámara de seguridad "ya ha sido retirada, no por el hackeo, sino porque ya hay una medida de seguridad exterior estática" (en referencia a una garita de seguridad del instituto armado instalada en el exterior de la vivienda).

Grande-Marlaska ha criticado la actitud de "algunos medios" ante "las publicaciones de datos" que cree "indebidos sobre personas, viviendas y ocupaciones", que, según el ministro, "lo único que hacen es llamar a terceros con un comportamiento no muy cívico".