En su declaración, a Granados le han preguntado por la agenda en la que, supuestamente, anotaba las mordidas. Precisamente, 'ABC' publica que los investigadores han descifrado a quien se refieren unas siglas que aparecen y que hasta el momento desconocían.

A esas siglas se atribuye un pago de 60.000 euros siete días antes de las elecciones europeas de 2014. Según ‘ABC’, las siglas corresponden a la constructora Acciona. A Granados la información le parece poco seria: "Una broma. Hacer tetris para ver cómo me cuadra todo no lo veo".

También le han preguntado por las supuestas irregularidades en la adjudicación del metro ligero de Boadilla. Fuera ha querido enviar un mensaje de tranquilidad a los madrileños: "Se han adjudicado con una limpieza ejemplar".

Pero según fuentes jurídicas, dentro ha sido mucho menos contundente. Ha dicho que de haber algo irregular fue Cospedal quien hizo la adjudicación. El juez ha vuelto a citar a Granados para el próximo 15 de marzo.