El Departamento de Salud de la Generalitat prevé incorporar progresivamente y en función de los brotes que se vayan produciendo a unos 500 "gestores" de la Covid-19 en la atención primaria para atender a las personas sospechosas de padecer coronavirus, ofrecer información y ayudar a establecer sus contactos rápidamente.

La consellera de Salud, Alba Vergés, el director de la Agencia de Salud Pública de Cataluña, Xavier Llebaria, y el coordinador de la Unidad de seguimiento de la COVID-19 en Cataluña, Jacobo Mendioroz, han anunciado la creación de la figura del 'gestor Covid', que formará parte de todo el circuito de detección de contactos de casos de coronavirus. Una ampliación de personal que ya había anunciado el vicepresident de la Generalitat, Pere Aragonés, en Al Rojo Vivo.

Con la incorporación de estos 500 'gestores', el total de personas dedicadas a rastrear contactos de personas positivas serán 815 en toda Cataluña, entre epidemiólogos rastreadores y los denominados scouts, que se encuentran en una central de llamadas y comprueban cada cierto tiempo si el aislamiento en casa se hace correctamente.

La mayoría de los 'gestores Covid-19' serán nuevas contrataciones aunque "dependerá de en qué equipo y zona actúen", la cifra inicial mínima de 500 personas será escalable en función del impacto de la pandemia y trabajarán desde la atención primaria.

Serán los encargados de la identificación de los contactos de aquellas personas que todavía no han dado positivo, pero que están bajo sospecha y pendientes del resultado de la prueba, así como de las preguntas de inicio de síntomas para tratar de trazar el origen de la infección.

De esta manera, el circuito del seguimiento de la pandemia en Cataluña estará integrado por 180 rastreadores de la red de vigilancia epidemiológica, la nueva incorporación de los 'gestores Covid' y las 120 personas 'scouts' encargadas del seguimiento telefónico.

Vergés ha recalcado que "las personas que están en 'callcenters' no rastrean, hacen el seguimiento de los contactos que ya están identificados y trazados", con una cifra escalable hasta las 900 personas en función del impacto de la pandemia y que actualmente siguen a cerca de 13.000 contactos con una media de 1.700 llamadas al día.