El Gobierno anuncia que ha remitido un requerimiento al Gobierno de Murcia para la retirada del 'pin parental'. Lo ha dicho la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, donde ha destacado que el Ejecutivo "ha abordado con mucha preocupación la intención del Gobierno murciano de establecer el llamado 'pin parental', una exigencia de Vox en la negociación de los presupuestos regionales.

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ya anunció que su departamento recurriría por la vía judicial cualquier iniciativa dirigida a imponer un 'pin parental' en los centros educativos, al considerarlo "una censura previa" por parte de los padres a las actividades programadas por los colegios.

"Hemos de recordar que el derecho fundamental que asiste a toda persona asiste desde su nacimiento y no podemos pensar de ninguna de las maneras que los hijos pertenecen a los padres", ha añadido Celaá.

Por su parte, la nueva ministra de Igualdad, Irene Montero, aseveró que el 'pin parental' rompe claramente el Pacto de Estado contra la Violencia de género y anunció que comparecerá a petición propia en la comisión de seguimiento de este pacto tanto en el Congreso como en el Senado para abordar esta cuestión.

En su opinión, el 'pin parental' que ha impuesto Vox en Murcia "es un elemento claro de censura educativa". "Los niños de padres homófobos o machistas tienen derecho a recibir educación afectivo sexual, saber que pueden amar a quienes quieran y cuando quieran. La educación en valores igualitarios es uno de los pilares de la democracia y de este Gobierno", concluyó.

Desde el PP defienden lo que entienden como libertad de los padres. "Mis hijos son míos y no del Estado, y lucharé para que este Gobierno radical y sectario no imponga a los padres cómo tenemos que educar a nuestros niños. Saquen sus manos de nuestras familias", ha afirmado Pablo Casado.

"Por supuesto, los hijos no pertenecen a la señora Celaá, ni a la señora Montero, ni al señor Sánchez. Nosotros creemos en la libertad", ha apuntado Teodoro García Egea.

El acuerdo presupuestario en Murcia entre PP-Vox-Ciudadanos mantiene la autorización parental que exige Vox y que permite censurar parte del programa educativo, pero desde la formación naranja lo niegan.

"No hemos avalado ninguna autorización especial de los padres para que sus hijos reciban algún tipo de enseñanza curricular", ha afirmado Edmundo Bal, diputado de Ciudadanos.

Pero el acuerdo lo cita textualmente. Habla de "el establecimiento de una autorización expresa de las familias para la participación de sus hijos en actividades complementarias".

El pasado martes, el consejero de Presidencia y Hacienda del Gobierno de Murcia, Javier Celdrán, admitió que el acuerdo con Vox para que apoyase los presupuestos incluía la implantación del 'pin parental', que obligaría a informar a los padres de las actividades que se realicen en las aulas dentro de las actividades complementarias por parte de personal ajeno al docente.

Lo mismo ocurre en Madrid, el 'pin parental' será Condición de Vox para sacar las cuentas de 2020. "Hasta que no se cumplan esas cosas no habrá Presupuestos", aseguraba Rocío Monasterio, portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid.

El formulario que Vox quiere que firmen los padres

Vox ya ha colgado en su web un modelo de formulario dirigido al director del centro educativo. En el documento en cuestión piden que se informe a los padres de cualquier taller o charla de tipo afectivo-sexual para, en base a ello, dar su consentimiento para la asistencia de sus hijos.

El formulario indica además las instrucciones para presentar esta solicitud e incluso avisa de los pasos a seguir si el centro escolar se negara a contar con este permiso de asistencia. Vox insiste en que este documento en pro del 'pin parental' trata de frenar el "evidente adoctrinamiento en ideología de género que hay en las aulas".