"El Gobierno siempre defenderá la Constitución española y respetará la monarquía parlamentaria". Así se ha expresado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras el anuncio que han hecho los abogados de Juan Carlos I, informando de que el rey emérito ha pagado más de 678.000 euros a Hacienda para regularizar su situación fiscal. Lo ha hecho a tiempo, sin requerimiento previo, por lo que la Agencia Tributaria no le abrirá ninguna investigación.

Sánchez ha mantenido en una entrevista en 'Telecinco' la importancia de respetar "la presunción de inocencia del rey Juan Carlos". Del mismo modo ha querido reivindicar que "se juzgan personas, no instituciones, por lo que no podemos mezclar una cosa con la otra", ha aseverado, al reconocer que el Gobierno respetará la monarquía parlamentaria tal y como queda recogido en nuestra Constitución.

Una primera reacción del Ejecutivo llegaba en palabras de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. Ha considerado que esta es "una actuación de carácter personal del rey Juan Carlos", que se ha hecho publica la carta de sus abogados, por lo que el Gobierno "no tiene nada que añadir". "Con esa publicidad todo el mundo tiene conocimiento", ha señalado la socialista.

En este pago se han incluido los intereses y recargos de la deuda tributaria que tenía con Hacienda por el uso de tarjetas 'Royal black' entre los años 2016 y 2018, cuando ya no era inviolable. Con estas cuentas opacas, a través del mexicano Allen Sanginés-Krause y con la ayuda de un supuesto testaferro, el coronel del Ejército del Aire, Nicolás Murga Mendoza, se pagaron hoteles, viajes y restaurantes, entre otros.

Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia, ha considerado este gesto como algo "positivo": "Regularizar sus obligaciones con Hacienda siempre es positivo, hay políticos que lo han hecho, y también empresarios". Considera el 'popular' que de esta manera se comprueba que "cualquier ciudadano que sea importante o no, tiene las mismas obligaciones que todos". Además, ha añadido: "Seguro que la Agencia Tributaria tendrá el mismo trato q con el resto".

Pablo Echenique, portavoz parlamentario de Unidas Podemos, ha querido enfatizar en la cifra que el rey emérito habría defraudado a Hacienda: 678.000€. Echenique ha calificado de "vergüenza internacional" esta cifra, y ha recordado otras investigaciones en las que el rey está involucrado: "51 años de salario mínimo interprofesional. Sólo en uno de los pufos que tiene. Por los 65 millones de Corinna no ha pagado nada, por ejemplo. Y los que tendrá y no sabemos".

Desde Ciudadanos, el portavoz adjunto de la formación, Edmundo Bal, ha indicado que "la declaración voluntaria de Juan Carlos I refleja que ha mantenido oculto un dinero de dudosa procedencia. Es una conducta moralmente reprobable". Pero además, y aunque lo considera un "comportamiento decepcionante", Bal aprovecha para reconocer que el rey emérito "hizo un gran servicio a España durante muchos años y nuestra democracia le debe mucho".

Con cierta ironía, el portavoz de ERC en el Congreso ha señalado en su cuenta de Twitter que Juan Carlos "reconoce que ha cometido un delito fiscal y devuelve solo 678.394€ de lo robado para evitar una de las numerosas causas judiciales que le acechan".

El líder de la formación de Más País, Íñigo Errejón, ha cargado contra el Gobierno por ser "cómplice de este circo", y ha manifestado en Twitter que "el pueblo español es mayor de edad y merece una explicación". "Volveremos a pedir transparencia desde el Congreso", ha isistido.