El Gobierno ha puesto a disposición de las comunidades autónomas los centros sanitarios privados para realizar pruebas diagnósticas de coronavirus. Además, el Ejecutivo podrá adoptar las medidas necesarias para la regulación de los precios de estos test.

Así lo ha recogido el Ministerio de Sanidad en la orden SND/344/2020 del Boletín Oficial del Estado (BOE) del 13 de abril, por el que "se establecen medidas excepcionales para el refuerzo del Sistema Nacional de Salud y la contención de la crisis ocasionada por el COVID-19".

En este escrito, el Gobierno también indica que las autoridades competentes podrán adoptar las medidas que consideren "para determinar la distribución de todos los medios técnicos y personales" en función de las "necesidades que se pongan de manifiesto".

Asimismo, el decreto establece que todos los centros sanitarios, con independencia de su titularidad, deberán notificar a las autoridades sanitarias de su comunidad autónoma los casos de coronavirus confirmados tras la realización de las pruebas.

También deberán poner en conocimiento de las administraciones competentes la adquisición de test de diagnóstico, indicando el tipo al que pertenecen, las unidades adquiridas y el uso que les dan. Una información que "deberá ser comunicada a la mayor brevedad posible".

"Las PCR son una de las piezas clave para aislar a los positivos. Por eso no podemos permitir que en un periodo de escasez se usen las PCR en grupos de población que no son efectivos y que, por otro lado, los recursos no estén bajo la tutela de las comunidades autónomas", ha explicado Fernando Simón, director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias.

Según ha afirmado, la orden publicada en el BOE "procura que los resultados de las PCR se conozcan para poder llevar una contabilidad oficial de la enfermedad, que no haya abusos y evitar que se hagan PCR cuando la probabilidad de que el resultado positivo sega realmente baja", ha añadido Simón en la rueda de prensa diaria sobre los datos de la pandemia en España.