El Open Arms, con 107 migrantes a bordo, finalmente tenía un puerto donde desembarcar después de que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ordenase habilitar el puerto de Algeciras para recibir al barco Open Arms, que se encuentra frente a la isla italiana de Lampedusa.

Moncloa informó que el presidente ha tomado esta decisión por la situación de emergencia que se vive a bordo, tras dos semanas de navegación. La inconcebible respuesta de las autoridades italianas, y en concreto de su ministro de Interior, Matteo Salvini, de cerrar todos sus puertos, y las dificultades expuestas por otros países del Mediterráneo Central, llevó a España a tomar esta decisión.

 

El Gobierno recordó que los puertos españoles no son ni los más cercanos ni los más seguros para el Open Arms, como los propios responsables del buque han repetido estos días, pero en estos momentos España es el único país dispuesto a acogerlo en el marco de una solución europea.

Sin embargo, el Open Arms rechazó la opción de ir a Algeciras porque están en estado de "extrema emergencia", con la situación a bordo "descontrolada e insostenible", por lo que es "impensable" navegar seis días. La respuesta del Gobierno ha sido la de ofrecer el puerto más cercano.