El Gobierno ha anunciado este martes la imposición a la banca de una moratoria de dos meses en el pago de las hipotecas a las familias que se encuentren en situación "de especial vulnerabilidad" como consecuencia del impacto de la cuarentena establecida para frenar la expansión del coronavirus. Una medida englobada en el marco de un nuevo paquete de medidas para paliar el impacto económico de la crisis sanitaria.

Se trata de una norma que venía siendo exigida por los colectivos sociales para intentar desahogar la situación de todas aquellas personas que hayan reducido sus ingresos o estén en situación de desempleo por el Covid-19.

"En esta crisis nadie será de desahuciado de su casa"

"Ninguna persona en una situación económica difícil perderá su vivienda. En esta crisis nadie será de desahuciado de su casa", ha recalcado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una rueda de prensa telemática, como viene siendo habitual estos días, desde el Palacio de la Moncloa.

Sánchez ha destacado que éste es un primer paquete de medidas sociales que seguirán desarrollando "de la mano de las entidades locales". Queda por ver si finalmente la moratoria se extenderá al pago de los alquileres como piden los colectivos sociales.

El Consejo de Ministros ha adoptado la medida en una reunión telemática que, por primera vez en la historia, ha acogido el búnker de La Moncloa. Un encuentro en el que se ha aprobado la movilización de 200.000 millones de euros, "la mayor de la historia reciente de España".

Igualmente, el Gobierno contempla la moratoria en el pago de suministros básicos (agua, luz y gas) a colectivos vulnerables, así como los servicios telemáticos.

Agilización de los ERTE

En ese paquete de medidas económicas con el objetivo prioritario de evitar despidos, también se incluye la agilización de los ERE temporales (ERTE) para que sea el Estado el que abone los salarios y las cotizaciones. Su objetivo es que las empresas hagan un paréntesis y, cuando pase la crisis sanitaria, se conserve el empleo, evitando su destrucción.

Igualmente, todas aquellas personas que se vean afectadas por Expedientes Temporales de Regulación de Empleo serán beneficiarias de la prestación por desempleo, incluso quienes no tuvieran derecho a la misma por no contar con el tiempo de cotización suficiente. Además no se computará lo consumido en días de paro durante la crisis y tampoco se restarán a la bolsa de días acumulados.

Medidas que se unen a las anunciadas el pasado jueves, que incluían ayudas a las pymes afectadas con aplazamientos y fraccionamientos de sus deudas tributarias con la Administración por un plazo de seis meses sin intereses o la dotación con 400 millones de euros una linea específica del ICO destinada a empresas y autónomos del sector turístico, del transporte y de la hostelería.

En materia laboral, el Ejecutivo también da un carácter preferente al teletrabajo en todas aquellas empresas en las que sea técnicamente posible y en las que no sea posible trabajar a distancia, incentivar reducciones de jornada y flexibilización absoluta de horarios. Además, los trabajadores podrán reducir su jornada hasta un 100% para cuidar de un familiar durante la crisis.