El cierre de la frontera con Ceuta por parte de Marruecos ha frenado las entradas de migrantes por el mar de El Tarajal, que este jueves ha amanecido revuelto y con oleaje. La imagen de la playa es radicalmente distinta a la de días anteriores, cuando miles de migrantes intentaron cruzar a nado a territorio español. A pesar de la calma, allí sigue desplegado el Ejército con carros de combate, así como agentes de la Guardia Civil y voluntarios de Cruz Roja.

En las últimas tres jornadas han cruzado la frontera desde Marruecos a Ceuta más de 8.000 personas, 6.000 de las cuales han sido retornadas, según el último balance del Ministerio del Interior. Muchos de los que migrantes cruzaron la frontera son menores: desde la Delegación del Gobierno confirman a laSexta que en estos momentos son 800 los menores que continúan en Ceuta.

Ahora, el Ministerio de Derechos Sociales está buscando una solución para poder acogerlos, y, por el momento ya ha pedido a las comunidades autónomas que acojan a 200 de los menores no acompañados que ya se encontraban asentados en Ceuta para poder atender a los recién llegados. Para ello ha dado un plazo de 24 horas para presentar alegaciones.

En concreto, el Gobierno ha propuesto que Andalucía acoja a 13 de estos niños, Aragón a nueve, Asturias a 11 y Baleares a otros tantos. A Cantabria, por su parte, le correspondería acoger a siete niños; a Castilla y León 18, a Castilla-La Mancha 14; 15 a Cataluña; 13 a la Comunitat Valenciana, 11 a Extremadura, 20 a Galicia; 20 a Madrid; siete a Murcia; seis a Navarra; ocho a Euskadi y 17 a La Rioja.

Las CCAA se pronuncian sobre la acogida

Algunas comunidades como Euskadi o Cataluña se han mostrado a favor de acoger a estos menores, así como la Comunitat Valenciana, cuya vicepresidenta Mónica Oltra ha expresado su voluntad de colaboración: "Sin saber aún el número, sí. Lo que haga falta". También es el caso de Baleares, cuya presidenta, Francina Armengol, ha mostrado su "disposición" a la ministra Ione Belarra para acoger a los menores.

Desde Canarias, el presidente Ángel Víctor Torres ha pedido "solidaridad" tanto al resto de comunidades autónomas como al resto de países miembros de la Unión Europea.

Otras comunidades como Madrid o Murcia han presentado más reticencias a la iniciativa. Andalucía, que acogerá a 13 menores, es otro de los territorios que ha criticado el plan del Gobierno: su presidente, Juanma Moreno, ha señalado en una entrevista que tienen "saturados" todos sus centros con "300 menores": "Hemos pedido que otras comunidades acojan mayor número de menores porque no están tan saturadas. Tenemos recursos limitados".

También desde Galicia, el 'popular' Alberto Núñez Feijóo ha dicho que sí aceptarán acoger a los menores, pero con críticas a las formas: "Discrepamos de la fórmula de reparto con criterios inventados", ha expresado en rueda de prensa.

Quien también ha criticado la medida ha sido el secretario general del PP, Teodoro García Egea, que ha acusado a Sánchez de ser "incapaz de gestionar una crisis" y de pasarle "el problema a las comunidades autónomas". "Ha aprendido a lavarse las manos. Divide y reparte entre comunidades como si no fueran personas", ha dicho.

El Gobierno cree que Marruecos ha usado a los menores

Entretanto, en Ceuta, los menores que no han sido reagrupados en las naves habilitadas a tal efecto han vuelto a Marruecos y otros siguen deambulando por la ciudad de Ceuta. Algunos se han acercado a la frontera con intención de volver a su país aunque, según informa Efe, se les ha denegado el paso. "Yo solo quiero marchar", ha explicado Said Mohamed, un joven de 17 años que ha dormido entre cartones en un parque.

Sobre esta cuestión se ha pronunciado en 'Onda Cero' la ministra de Educación, Isabel Celaá, que ha acusado a Marruecos de "utilizar menores, mandándolos al mar o dejándolos subir por las montañas, para poder llegar a España".

En este sentido ha señalado que "hay muchos padres y madres al otro lado de la frontera que están reclamando a los menores", casos que serán tratados de manera individualizada. La ministra también ha destacado que hay "niños que quieren volver", algo que "nunca antes se había visto". "El interés superior del menor prevalece. España ha dado un abrazo en clave de humanidad a través del Ejército, de todo el que lo sacaba del agua", ha dicho.