Gobierno y agentes sociales han firmado un pacto para impulsar el empleo y activar la recuperación económica tras la crisis del coronavirus. Un importante acuerdo que, según ha apuntado Pedro Sánchez desde Moncloa, se trata de "un mensaje de confianza para nosotros mismos y nuestros socios europeos".

Durante su intervención, el presidente del Gobierno ha recalcado "la unidad y el acuerdo que proyecta" esta firma en la fase de recuperación que inicia el país. Insiste así en que el pacto "es un excelente indicador de la salud democrática de nuestro país" y supone "un enorme desafio".

El Ejecutivo ha llegado a un acuerdo con la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME), Comisiones Obreras (CCOO) y la Unión General de Trabajadores (UGT). En él se comprometen, a través de las cuatro mesas de diálogo constituidas con el presidente del Gobierno, a incorporar medidas tendentes a la creación de empleo.

"Lo que está claro es que cuando España acuerda con España, España gana en confianza y en el futuro", ha valorado el líder del Ejecutivo, que apunta (una vez más) que la prioridad es ahora la reactivación de la economía del país. "Tras la caída de este año, vendrá la recuperación económica con un empleo de mayor calidad. Los retos siguen siendo mayúsculos (...) aunque las bases de la recuperación comenzaron desde el primer día de la pandemia", ha añadido Sánchez desde los jardines del Palacio de la Moncloa, donde se ha celebrado el acto.

Lo cierto es que con la firma de este pacto se afianza el diálogo del Gobierno con los agentes sociales tras los últimos acuerdos de la mesa de diálogo, como la ampliación de los ERTE hasta el 30 de septiembre.

"Los ERTE nos han permitido mantener los empleos en un momento de extrema dificultad para las empresas en las que trabajaban. En el frente social hemos incorporado también el Ingreso Mínimo Vital", ha señalado Sánchez, que también ha tenido un mensaje de alabanza para los autónomos y las pequeñas empresas por su "resistencia" durante la crisis del COVID-19.

Pepe Álvarez, del UGT, ha dicho que este pacto "genera expectativas y confianza; muchas veces la economía es esto". En su opinión, este acto "tiene que abrir un nuevo camino del diálogo y la negociación".

"Hemos hecho los agentes sociales un gran esfuerzo de negociación y concertación. Reuniones físicas, debates, confrontación de ideas y acuerdos. Vamos a hacer todo lo posible para que haya acuerdos, incluso con concesiones. Hasta ahora hemos hecho un esfuerzo, queremos que el Gobierno lo vea".

Unai Sordo, de Comisiones Obreras, ha insistido en la misma idea que Sánchez: "Más que un acuerdo es un compromiso importante, traslada una idea de solidez de país y solvencia para afrontar los enormes retos que tiene por delante España".

"A la Unión Europea el compromiso de abordar los temas de este documento tiene una traslación externa muy importante, supone un cierto cambio de fase", ha añadido.

Por su parte, los presidentes de CEOE y Cepyme, también presentes en el acto, han aprovechado sus intervenciones para expresar su rechazo a los planes fiscales del Gobierno, ya que podrían perjudicar el crecimiento económico. En este sentido, Cuerva ha advertido a Sánchez de que subir los impuestos a las grandes empresas sería un "error". "La subida a las grandes empresas también repercute en las pequeñas y puede lastrar el crecimiento económico y la inversión", ha dicho Cuerva, que ha insistido en que ahora es el momento de "creer en la empresa y apostar por ella".

Desde la CEOE, Garamendi ha afirmado que ahora no es el momento de abrir el debate fiscal y ha subrayado que lo que hay que hacer es combatir la economía sumergida, porque de allí saldrían "un montón de millones". En la entrevista a Sánchez en ARV, el presidente del Gobierno aseguró que "la reforma fiscal es inevitable" y anunció una subida de impuestos a las grandes corporaciones.