El Consejo de Ministros de este martes eliminará definitivamente el requisito de estatura mínima para acceder al Cuerpo de Policía Nacional. Hasta ahora, los hombres que se presentaran a las pruebas debían tener una estatura mínima de 1,65 metros y las mujeres de 1,60 metros. Un condicionante que se suprimirá en la próxima convocatoria de pruebas prevista para el año 2023.

Según informó Interior en un comunicado el pasado mes de febrero tras una reunión entre Marlaska y el director general de la Policía, Francisco Pardo Piqueras, los requisitos de estatura mínima solamente se mantendrán para ingresar en determinadas unidades especiales -UIP, UPR y GEO-, en las que la talla "afecta" a la operatividad de la labor policial específica que desarrollan.

Marlaska destacó entonces que la medida contribuye a romper "uno de los techos de cristal" que impedía el acceso de la mujer al cuerpo. "La actual regulación es más restrictiva para la mujer. Su límite está solo dos centímetros por debajo de la estatura media de las mujeres, mientras que en el caso de los hombres el margen llega hasta los nueve centímetros", señalaba el ministro.

Con este cambio, la Policía Nacional se equipara a otros cuerpos civiles de policía de países europeos, como Francia, Italia -Carabinieri y Polizia di Stato-, Países Bajos, Finlandia, Eslovaquia, Suecia, Noruega, Austria, Irlanda, Reino Unido, Rumanía, Dinamarca y la Policía Federal de Alemania, cuerpos policiales que carecen de requisito de altura para acceder a sus pruebas selectivas.