El Consejo de Ministros aprobará este martes los nombramientos del exministro de Justicia Juan Carlos Campo y de la exdirectora general de Asuntos Constitucionales y Coordinación Jurídica del Ministerio de Presidencia Laura Díez como nuevos magistrados del Tribunal Constitucional, según ha adelantado 'El País' y ha podido confirmar laSexta.

El Ejecutivo apuesta así por dos perfiles marcadamente políticos para los dos magistrados que le corresponde designar: hasta abril de este mismo año, Díez fue Directora General de Asuntos Constitucionales y Coordinación Jurídica, mientras que Campo ostentó la cartera de Justicia desde el inicio de la legislatura y hasta el verano de 2021.

Estos dos magistrados sustituirían al actual presidente, Pedro González Trevijano, y a Antonio Narváez, ambos designados por el Ejecutivo de Mariano Rajoy en 2013 y que agotaron su mandato de nueve años el pasado mes de junio. De esta manera, se configuraría una mayoría progresista en el Constitucional.

El Gobierno había manifestado en numerosas ocasiones su intención de nombrar a sus dos candidatos sin esperar a que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) designara a los otros dos que completan el tercio de cuatro magistrados pendiente de renovación. Concretamente, el Constitucional lo integran 12 jueces, de los cuales cuatro los nombra el Congreso, otros cuatro el Senado, dos el Gobierno y dos el Poder Judicial.

En esta ocasión se genera una situación que no es habitual, ya que el Constitucional puede bloquear estos nombramientos, aunque al Ejecutivo le corresponde proponer a dos magistrados ante el bloqueo político que impide la renovación del poder judicial.

En un principio, fuentes de la corte de garantías veían difícil que los dos aspirantes del Ejecutivo superaran el filtro del Pleno sin los dos del CGPJ, porque -explicaban- el Consejo no podía cumplir con su función constitucional debido a la reforma de la LOPJ operada en marzo de 2021 que prohíbe al órgano hacer nombramientos discrecionales en la cúpula judicial mientras esté caducado, situación en la que lleva ya casi cuatro años.

Sin embargo, las mismas fuentes subrayan ahora que el escenario cambió el pasado julio, cuando PSOE y Unidas Podemos impulsaron la aprobación de una segunda reforma para que el Consejo recuperara su poder de cubrir vacantes en los altos tribunales, aunque solo para el Constitucional.

Frente a esta tesis, otras fuentes consultadas por Europa Press sostienen que la Constitución no permite más interpretación que la de que la renovación se haga con el tercio completo (los cuatro magistrados), porque lo contrario supondría 'de facto' hacerlo por sextos (dos magistrados).

Así las cosas, la llave del Pleno la tendrá la actual mayoría conservadora del TC, de seis a cinco, ya que la plaza del magistrado Alfredo Montoya -que debe cubrir el Senado- sigue vacante.

Negociaciones rotas para renovar el CGPJ

Las negociaciones entre el Partido Popular y el Gobierno para renovar el CGPJ se dieron por rotas hace justo un mes. El líder de los 'populares', Alberto Núñez Feijóo, decidió no seguir con las reuniones cuando se supo que el Ejecutivo reformaría el delito de sedición y lo achacó a presiones del "independentismo y radicalismo" a Pedro Sánchez.

"Sé que los ciudadanos añoran acuerdos y pactos de Estado. Yo también, y estoy seguro de que llegarán. Con este PP y con otro PSOE", aseveró Feijóo entonces.

Pedro Sánchez, ante estas acusaciones, echó en cara al PP su oposición "negacionista": "Basta ya, cumplan con la Constitución".