El Gobierno ha defendido este sábado que informó previamente a Argelia sobre el cambio de posición de España en relación con el Sahara Occidental.

"Para España, Argelia es un socio estratégico, prioritario y fiable con el que pretendemos mantener una relación privilegiada", ha informado el Ministerio de Asuntos Exteriores en un comunicado.

Esta reacción del Gobierno llega después de que desde Argelia decidieran llamar a su embajador en Madrid para "consultas con efecto inmediato" tras el "repentino cambio" de España sobre el Sáhara, según un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores argelino.

Hasta ahora España defendía los acuerdos de la ONU para celebrar un referéndum en el Sahara, para determinar el futuro político de este territorio y del pueblo saharaui, que desde 1975 se encuentra en campamentos de refugiados en Argelia.

Pero ahora ha abandonado la posición neutral que ha mantenido durante décadas para apostar por la propuesta de autonomía presentada por Marruecos en 2007.

La nueva posición española ha sido criticada también con dureza por la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y el Frente Polisario, que en un comunicado deploraron la "lamentable decisión" tomada por España al apoyar la iniciativa de autonomía propuesta en 2007 por Marruecos.

La reacción de Argelia llamando a consultas a su embajador en Madrid abre un nuevo capítulo en las relaciones entre España y Argelia, principal proveedor de gas a la península ibérica y que siempre ha apoyado la lucha del pueblo saharaui por la celebración de un referéndum de autodeterminación desde que en 1975 tropas marroquíes ocuparan un territorio que hasta ese año era una colonia española.