Afrontar la derogación de la reforma laboral es uno de los retos del nuevo Gobierno de coalición. Una derogación que, según la ministra de Trabajo, se centrará en una primera fase en la eliminación de los aspectos más lesivos de la reforma.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha explicado que el ministerio quiere hacerlo de forma rápida. Por eso, comenzarán la derogación con una primera fase en la que se eliminarán los aspectos más urgentes. El Gobierno lo hará mediante un decreto ley para derogar el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores que permite, entre otras cosas, el despido por absentismo laboral intermitente en un determinado periodo de tiempo aunque esté justificado.

En la segunda fase se reformarán los aspectos más complicados, aunque, ha dicho la ministra, no por ello será un proceso más lento.

Según el Gobierno será "una derogación", a pesar de que la patronal prefería llamarlo "reforma". Así lo ha calificado la ministra, que ha asegurado que "la primera fase va a ir muy rápido pero con diálogo social".

La medida ha sido comunicada por Díaz a los agentes sociales durante la reunión en la que se ha fijado la subida del salario mínimo para 2020 y se enmarca en el compromiso del Gobierno de coalición de abordar con carácter urgente la derogación de algunos aspectos de la reforma laboral del PP de 2012.

En rueda de prensa, la ministra ha explicado que el decreto ley está "redactado y listo", pero que aún queda por recabar la opinión de los propios agentes sociales y de todos los partidos políticos, dado que se trata de una figura legislativa que requiere de la convalidación parlamentaria.