El Gobierno ha sacado adelante su plan contra los efectos de la guerra en Ucrania tras recibir el 'sí' de EH Bildu y BNG, apoyos que confirman la aprobación del decreto anticrisis frente al rechazo del Partido Popular y de ERC. Tanto la formación abertzale como la gallega no han revelado hasta última hora su posición, a la que Bildu ha llegado, según han indicado a primera hora de la mañana de este jueves, por "responsabilidad". Así, a pesar de los 'noes' que ha recibido dicho plan, las cuentas cuadran para el Ejecutivo. Ha contado con el 'sí' del PSOE (120), Unidas Podemos (33), PNV (6), EH Bildu (5), PDeCAT (4), Más País (2), BNG (1), Compromís (1), Meri Pita (1), Nueva Canarias (1), Teruel Existe (1) y PRC (1). En total 176 votos a favor, 172 en contra y una abstención.

Partidos como Vox, la CUP o Junts per Catalunya ya confirmaron su negativa a sumarse al decreto. De esta manera, el Gobierno puede respirar tranquilo tras conseguir una suma de apoyos en duda hasta última hora. Ha sido en el debate previo a la votación en el Congreso cuando Mertxe Aizpurua, portavoz parlamentaria de EH Bildu, ha desvelado que su formación votará a favor del decreto presentado por el Gobierno de Sánchez para hacer frente a las consecuencias de la guerra en Ucrania y el contexto de incertidumbre internacional. "Aprobaremos este decreto por la gente, no por el Gobierno", indicaba durante su intervención en el pleno Aizpurua, destacando que el sentido de voto de su partido se da por "un ejercicio más de responsabilidad".

No obstante, tal y como apuntaba la propia portavoz de Bildu, el 'sí' de la formación vasca a los planes anticrisis del Ejecutivo tiene como condición un apoyo "mutuo": "Espiar a quienes permitimos que este Gobierno avance no es ni tenernos respeto ni mostrar responsabilidad". Precisamente a colación de este tema, poco después de las palabras de Aizpurua, ERC anunciaba que votaría, como así ha sido finalmente, en contra del plan anticrisis por considerar que el Ejecutivo no ha dirimido responsabilidades en el presunto espionaje a políticos independentistas. Se confirma así el 'castigo' de la formación independentista, uno de los pilares de apoyo del Gobierno para sacar adelante muchas de las medidas a lo largo de la legislatura. Un desacuerdo que puede pasar factura a Sánchez en el futuro.

Esquerra Republicana continuará con la mano tendida para impulsar medidas de apoyo a la gente, pero nunca a costa de renunciar a la defensa de los derechos fundamentales"

Comunicado de ERC para argumentar su 'no'

"El voto de Esquerra Republicana es un voto por la defensa de los derechos y libertades más fundamentales. Es un voto en la defensa de la ciudadanía y la democracia. Y es un primer aviso al gobierno español, que debe asumir responsabilidades y garantizar toda la transparencia en el caso Pegasus, un nuevo caso de represión política", ha indicado la agrupación independentista, tras dar a conocer su intención de voto, en un comunicado en el que además ha pedido la dimisión de Margarita Robles como ministra de Defensa tras sus palabras pronunciadas este miércoles en el Congreso, defendiendo la actuación del CNI y advirtiendo a ERC: "Cuando salga todo, los que dan lecciones tendrán que callarse".

Aun así, a pesar de afirmar que el PSOE "actúa con irresponsabilidad", denunciando que "no pueden hacer recaer en los espiados, en las víctimas, el peso de esa decisión", desde ERC aseguraban que el Gobierno español tiene muchas herramientas para reconducir la situación y no se cierran a continuar hablando con el Ejecutivo sobre distintas materias. "Esquerra Republicana continuará con la mano tendida para impulsar medidas de apoyo a la gente, pero nunca a costa de renunciar a la defensa de los derechos fundamentales, que es tanto como renunciar a la defensa de la ciudadanía", subrayaban en un comunicado en el que concluían exigiendo a Sánchez "las mínimas garantías para la negociación para tratar con urgencia la agenda antirrepresiva".

BNG se suma a los 'síes' y el PP rechaza el decreto

Tan solo unos instantes después se conocía la posición a favor del decreto del Bloque Nacionalista Galego, apoyo conseguido a cambio de tramitar este paquete de medidas como proyecto de ley, de reactivar las medidas recogidas en el Acuerdo de Investidura firmadas por BNG y PSOE y de una reunión de seguimiento. Aunque la organización nacionalista fue muy crítica con este decreto por considerar que no llegaba al fondo de la cuestión, asegurando que contaba con medidas insufiecientes para resolver cuestiones como la subida descontrolada de los precios que está provocando el "empobrecimiento de las clases populares", se ha movido hacia el sí bajo el mismo argumento que Bildu.

"Por responsabilidad política, apuesta por mantener esas ayudas que están previstas para los diferentes sectores como la pesca, agricultura o el transporte", han indicado en el momento en que han hecho pública su decisión, llena de matices. "Hay elementos que no nos gustan, como la modificación de los procedimientos de tramitación de los parques eólicos que eliminan garantías ambientales y participación pública", han destacado. Finalmente, y a falta de una hora para llevar a cabo la votación, el PP se ha posicionado en contra de la aprobación del decreto a pesar de "negociar hasta el final" con el Gobierno según trasladaban fuentes de la formación popular a laSexta.

"Los españoles han visto cómo, en 15 días, el PP ha sido constructivo y leal. De forma transparente. La carta concretaba qué podíamos acordar", indicaban las mismas fuentes, haciendo referencia a la carta que este jueves envió el partido al Ejecutivo en la que incluían una serie de condiciones bajo las que los populares aceptarían la abstención. A destacar, la tramitación del plan como proyecto de ley y la incorporación en el mismo de cuatro medidas que los de Feijóo veían "imprescindibles" para solucionar el problema económico que afronta España: rebaja de impuestos a las rentas medias y bajas, bajada del IVA para el gas y la electricidad, una gestión "eficiente" de los Fondos Europeos y una reducción en el gasto burocrático y político.

"El gobierno elige y el camino elegido ya lo tenían claro", han denunciado tras conocer la postura de Bildu y BNG, insistiendo en que "la receptividad" por parte del Gobierno a sus demandas ha sido nula. No obstante, las fuentes del PP han señalado que esta situación no tiene por qué afectar a las otras negociaciones en las que Sánchez tiene que buscar el respaldo de los populares, como la renovación del Consejo General del Poder Judicial. "Unas cosas no condicionan otras", se han limitado a decir. Lo que sí ha anunciado la formación es que ni la CUP, ni Bildu, ni ERC ni Junts contarán con el apoyo del PP para la elección de la Comisión de Secretos Oficiales, en la que sólo votarán seis candidatos.

Sánchez: "Ha ganado la política sana"

Tras la votación, el presidente del Gobierno se ha mostrado satisfecho, poniendo en valor a los partidos que han dado su apoyo. "Hoy se votaba rebajar impuestos, ayudas directas.. y tenemos una noticia positiva frente al interés de algunos", ha señalado Sánchez. "Es la reivindicación de una política sana frente a una política mal sana de cuanto peor mejor", ha añadido. "Ha ganado la política sana", ha seguido argumentando a la vez que criticaba que "es una pena ver al PP y a otros partidos que están en cuanto peor mejor".

Mientras, el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha defendido que su formación mantenía abierta la posibilidad de no oponerse a la convalidación del real decreto "hasta el último momento". "Lo hemos intentado hasta el final. Hasta ayer por la tarde. Le hemos pedido al ministro que defendía este decreto ley que se comprometiese, si no por escrito, al menos en la tribuna de oradores, en bajar el IVA de la electricidad y el gas al 5%" y otras medidas de reducción impositiva. Núñez Feijóo, ha lamentado en una comparecencia ante los medios en dios desde Santiago de Compostela, ha lamentado que el Ejecutivo, "una vez más", "ha preferido protegerse él que proteger al Estado", en referencia al apoyo de algunas formaciones nacionalistas e independentistas a la ratificación de la norma.