El Gobierno ha anunciado que impulsará una aplicación para controlar el avance del coronavirus cuyo objetivo principal será hacer un autodiagnóstico. La nueva aplicación, creada por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, se está desarrollando como medida para frenar los contagios.

Esta herramienta será muy parecida a la que ya existe en la Comunidad de Madrid y que se lleva utilizando varias semanas. De hecho, será una extensión de esta.

Una aplicación que no va a ser igual a las que se usan países como Corea del Sur, en los que, según Antonio Pérez Navarro, profesor de Física y Sistemas de Información de la Universidad Oberta de Cataluña, "cuando entras en una zona donde se han detectado muchos casos de coronavirus lanza una alerta para conseguir un confinamiento virtual de estas zonas".

La información de estas apps es más precisa. Funcionan acotando zonas y con datos que corroboran las autoridades sanitarias, pero en España no será así, aunque sí que se utilizará la geolocalización.

El usuario tendrá que marcar la comunidad autónoma donde vive, ya que el protocolo de atención sanitaria es distinto en cada una de ellas, pero ese dato solo estará disponible para los servicios de salud que en caso de necesitarlo se tendrán que poner en contacto con el paciente.

Una geolocalización que es lo último que pide la aplicación antes de darte un diagnóstico. Por tanto, no habrá vigilancia de dónde esta cada persona, ni de su movimiento, aunque si la ubicación del paciente cambia en cada una de estas autoevaluaciones la aplicación lo detectará con el único objetivo de remitirle al servicio de salud que le corresponde por su posición.

Desde el Ministerio aseguran que habrá total privacidad, y que de hecho si se ha retrasado la puesta en marcha es por medir todos estos parámetros.

Por el momento la aplicación no tendrá mapas de calor como las apps coreanas, pero aseguran que si se hicieran en un futuro se harían con datos totalmente anónimos.