El gasto en pensiones ha experimentado su primera caída mensual debido al descenso del número de altas y el incremento de las bajas como consecuencia del coronavirus, cuya letalidad es mayor entre las personas mayores.

La nómina mensual de pensiones contributivas de la Seguridad Social fue de 9.852,78 millones de euros a 1 de mayo, lo que supone un incremento del 2,52% con respecto al mismo mes del año pasado, pero una disminución del 0,27% en comparación con el mes anterior, el primer retroceso de la serie. A 1 de mayo, el sistema contaba con 9.754.137 pensiones contributivas, 38.508 menos que el mes anterior.

En abril se ha acentuado la tendencia de descenso en el número de pensionistas, ya observada en marzo. En el caso de la bajas, tuvo que ver con que la mortandad por el COVID-19 afectó especialmente a las personas de mayor edad, mientras que en el descenso de las nuevas altas influyó el cierre de las oficinas, que llevó a muchas personas a retrasar el trámite.

69.857 personas causaron baja en la Seguridad Social en abril, el dato más alto desde enero de 2015

En abril se registraron 31.232 altas en el sistema, un 13,9 % menos que el mes anterior y un 32,2 % menos que en el mismo mes de 2019. Aunque el Ministerio no ha dado el dato de bajas correspondiente a abril, sobre el acumulado se puede calcular que fueron 69.857, un 61% más que en marzo (43.370) y el dato más alto desde enero de 2015.

En cuanto al acumulado anual, desde enero causaron alta 157.896 nuevas pensiones, un 22,1% menos que en el mismo periodo de 2019, y baja, 205.638 pensiones, un 17,5 % más que el año anterior.