Alberto Garzón se ha reafirmado en sus declaraciones en 'The Guardian' en una entrevista para 'El Periódico' en la que ha insistido en que la polémica "parte de una mentira promovida por el lobi cárnico que las derechas impulsan por intereses partidistas".

El ministro de Consumo, protagonista de numerosas críticas en los últimos días por cuestionar modelos de ganadería insostenible ha asegurado que "no les va a salir bien la jugada porque el modelo de las macrogranjas está ampliamente cuestionado en el mundo rural".

Algunos barones socialistas también pidieron al ministro rectificar. No obstante, Garzón le ha restado importancia defendiendo la posibilidad de discrepancias dentro del Gobierno, si bien ha remarcado que en 2020 fue el propio Ejecutivo el que "declaró la emergencia climática".

"El impacto de las macrogranjas en el medio ambiente está sobradamente documentado y es nuestro deber revertirlo. Estamos firmemente convencidos de la necesidad de abordar esta temática", ha reiterado el titular de Consumo, que ha asegurado no sentirse solo en este asunto, y ha augurado acabar la legislatura como ministro de Consumo.

En este sentido, ha destacado que las macrogranjas tienen costes ecológicos asociados a un "modelo de producción masiva, rápida y lo más barata posible que desplaza a la tradicional". Y ha defendido así la ganadería extensiva, "más familiar y social": "Se están perdiendo puestos de trabajo en la ganadería tradicional en beneficio de este modelo ultra contaminante". Una problemática, ha dicho en su entrevista a 'El Periódico', "muy importante".

Garzón también ha cuestionado las duras palabras del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, a pesar de que "hace unas semanas su gobierno impulsó una moratoria a las macrogranjas": "Deberán responder por qué tienen este tipo de cambios".

No obstante, las discrepancias del algunos miembros del Gobierno continúan tensando las relaciones entre los propios ministros. Margarita Robles, titular de Defensa, ha asegurado en una entrevista para 'El Confidencial' que "un ministro puede dar su opinión personal, pero hay que tener cultura institucional".

"El Gobierno está con los ganaderos", ha destacado Robles, que ha asegurado que unas declaraciones a título personal "no pueden comprometer al Gobierno".