El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha matizado este viernes sus palabras sobre el turismo español, tras la polémica generada esta semana después de afirmar que la industria turística y hostelera son sectores "de bajo valor añadido", "estacionales" y "precarios". "Por ejemplo, el turismo: seis meses el hotel abierto, los otros seis meses no", agregó.

Tras la controversia, el ministro ha explicado, en declaraciones al diario 'Sur', que "hablaba de modernizar nuestra economía" y "reforzar el sector del turismo", pero insiste en que cree que es el momento de reestructurar las condiciones laborales.

"Desgraciadamente hoy en día existe una alta precariedad en un sector que tenemos que ver cómo somos capaces de reforzarlo y mejorarlo", apostilla en la citada entrevista.

Sus palabras del lunes sentaron muy mal a asociaciones como la Mesa del Turismo, que pide su dimisión. "Nos sorprenden las manifestaciones que ha hecho el ministro de Consumo y el desconocimiento que muestra del sector turístico al manifestar que es de bajo valor añadido", asevera al respecto Carlos Abella, secretario general de esta entidad.

Otras instituciones le recuerdan que España es puntera en el mundo y el impacto de este sector en el empleo. "El sector turístico español está a la vanguardia mundial de un sector servicios que solo en España está dando trabajo a más de dos millones de personas", apunta Miguel Mirones, presidente del Instituto para la Calidad Turística Española.

Incluso representantes de la hostelería, le reprochan sus palabras y le piden que explique cómo mejorar. En este sentido se ha manifestado el chef José Andrés, que se ha dirigido a Garzón a través de Twitter: "Nos gustaría saber cómo mejoramos el poco valor añadido que nuestra industria tiene según usted", ha escrito el cocinero, que insta al ministro a invertir en esta industria.

 

Los sindicatos también resaltan la importancia del turismo en la economía española, pero creen que hay margen de mejora. "No hay que ocultar que existe una cara B de precariedad e incluso de explotación laboral", indica al respecto José María Martínez, secretario de la Federación de Servicios de Comisiones Obreras.

A su juicio, hay "demasiada dependencia del sol y playa estacional" y estamos ante "una oportunidad de cambiar". En este sentido, esperan que la crisis del coronavirus sirva para conseguir un turismo de mayor calidad y mayor estabilidad.