El vicepresidente de Castilla y León lo ha dejado claro: entre lo planes de Vox está derogar el título octavo de la Constitución, el de la Organización Territorial, un camino para acabar con las autonomías. "Es el objetivo fundacional de Vox, yo creo que todo el mundo lo sabe y es un objetivo irrenunciable", asegura Juan García-Gallardo.

Ese título de la Carta Magna es el que vela por la igualdad de todos los territorios, la autonomía de los municipios, fomenta su cultura y le permitirá cobrar 100.000 euros del dinero de los castellanoleoneses, sin tener responsabilidad en ninguna consejería.

Se trata de una aspiración que el presidente Mañueco no censura y alega este simple motivo: "Yo todavía no soy el señor García-Gallardo".

En el PP, que un vicepresidente autonómico vaya en contra de la constitución, en tan solo una diferencia, tal y como asegura Elías Bendodo, coordinador general del PP: "Es una diferencia de las muchas diferencias que hay entre mi partido y Vox. Nosotros somos un partido nacional pero autonomista, creemos en la España de las autonomías".

Todo, pese a que choque frontalmente con el PP que proclama Feijóo: "Hemos nacido con la Constitución para cumplirla, para defenderla". El Gobierno, por su parte, asegura que "no quieren más que el retroceso de España" y les acusa de atentar "contra las normas básicas de nuestra convivencia".

García-Gallardo ha llegado a asegurar que quieren que se devuelvan "las competencias de Sanidad, Educación y Justicia al Estado central", una afirmación que para el portavoz del PSOE de Castilla y León demuestra su ignorancia: "Estaría bien que quien va a ser vicepresidente supiera cuáles son las competencias que están transferidas a Castilla y León porque la Justicia, por ejemplo, no lo está".