Galicia y País Vasco irán a las urnas el 12 de julio. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y el lehendakari, Iñigo Urkullu, con menos de una hora de diferencia, han anunciado la convocatoria electoral, prevista para el 5 de abril, pero que ambos gobiernos tuvieron que suspenderlos el 16 de marzo por la pandemia de coronavirus.

El líder gallego ha defendido que los comicios se celebren cuanto antes, mejor al principio del verano, como argumentó la pasada semana con informes sanitarios y jurídicos.

"Hice una consulta al equipo jurídico para ver sus recomendaciones y el domingo con menos incertidumbre", ha explicado y "la asesoría jurídica recomienda que las elecciones se hagan cuanto antes" y ha añadido: "Mejor antes del verano que después de recibir la vista de turistas".

"Me resulta una fecha tan inoportuna como a los demás, pero la legislatura termina"

Ha recordado que casi el 80%del turismo es nacional, de Castilla y León y Madrid. "El mayor riesgo que tenemos es justamente el recibimiento de miles de turistas". Según Feijóo, el PSOE gallego, Podemos y el BNG rechazan esta convocatoria: "Me resulta una fecha tan inoportuna como a los demás, pero la legislatura termina".

"El virus lamentablemete aún sigue existiendo. Existirá ahora, en junio, en julio, agosto, septiembre, octubre, diciembre. Seguirá existiendo y no sabemos si durante más de un año", ha afirmado el líder del PP gallego: "Y las elecciones tendrán lugar en la fecha que entendemos que hay mayores certezas en relación con condiciones sanitarias y jurídicas: el domingo 12 de julio".

El lehendakari, Iñigo Urkullu, tras celebrar un Consejo Extraordinario, ha anunciado esta nueva cita con las urnas que, como suele ser habitual, coincide con las elecciones gallegas.

"Quedan 54 días hasta el 12 de julio, casi dos meses, por lo que para entonces si se cumplen todas las previsiones el conjunto del Estado habremos superado la cuarta fase del Plan de Transición a la Nueva Normalidad", ha explicado. "He cumplido al 100% con los acuerdos con los partidos políticos, cuatro formaciones políticas están de acuerdo en que las elecciones se celebren cuanto antes en favor de las condiciones sanitarias y otras dos formaciones políticas no plantean si quiera las elecciones en septiembre", ha argumentado. Por eso, ha dicho el lehendakari, tiene "obligación legal de convocar las elecciones".

"Prefiero aprovechar las dos opciones que tengo antes que esperar sin más a después de verano y que en septiembre se asista a un rebrote", ha insistido.

Urkullu ya había manifestado su intención de celebrar las elecciones antes de agosto.

El pasado jueves, 14 de mayo, tanto Urkullu como el presidente gallego, Alberto Núñez Feijoó, comunicaron a las fuerzas políticas de ambas regiones su intención de convocar los comicios a principios de verano, considerando que, según los criterios epidemiológicos, el próximo otoño puede haber un rebrote de COVID-19.