Gabriel Rufián ha defendido en la segunda jornada de la investidura de Pedro Sánchez que su partido no es "unilateral" respecto al conflicto en Cataluña, sino que "unilateral es dar hostias a la gente el 1-O".

ERC es "multilateral" para Rufián, porque "estamos frente a un conflicto político tan grande, con un dolor tan enorme y unas carencias democracias tan enormes, que hay que dirimirlo en instituciones estatales, europeas e internacionales".

El portavoz de ERC en el Congreso ha agradecido a Pedro Sánchez que durante su discurso se haya comprometido a cumplir el Estatut catalán pero ha tirado de ironía para asegurar que nunca lo cumplieron, e incluso ha recordado como Alfonso Guerra se jactó en su momento de "habérselo cepillado".

Por otro lado, Rufián ha reconocido que no pueden declarar la independencia unilateralmente: "Ni se puede imponer una república ni se puede imponer una autonomía con el 50% de la población en contra respectivamente". Es por esto que cree que "están condenados a entenderse" con el PSOE.

"¿Sabes que provoca una crisis de convivencia? El discurso del rey el tres de octubre", ha defendido Rufián. Que ha vuelto a insistir en la necesidad de un referéndum en Cataluña alegando que el 80% de catalanes quiere votar.

Por otro lado, el diputado independentista le ha recriminado a Pedro Sánchez que intente acercar posturas con la derecha: "¿Qué hace ignorándonos y pidiéndole la abstención a la derecha?".

Además ha sido muy duro con la oposición de derechas, y ha asegurado que a él no le "roba España", le "roban Rato, Bárcenas, Millet y Pujol".