Tras 32 años al frente del Ejecutivo autonómico, el PP perdió las elecciones autonómicas en Castilla y León en lo que Francisco Igea considera un "mensaje claro" de los ciudadanos que reclaman que "las cosas cambien" en la comunidad.

El candidato de Ciudadanos dejó abiertas todas las posibilidades para alcanzar un acuerdo de gobernabilidad en la Comunidad, tanto con el PSOE como con el PP, pero parece que su última publicación deja clara su preferencia por pactar con el PSOE.

"Es el fin de una era", dice en ese post en el que destaca que "el PP pierde 13 escaños y se queda con 29 en un parlamento de 81 porque "castigan años de soberbia y clientelismo". Y añade: "Es el fin de una era".

Igea considera que "ninguna ambición personal puede colocarse por encima de la esperanza que inunda Castilla y León" y por eso destaca que es su tarea el no frustrar esas esperanzas. "Prometimos cambio y habrá cambio", afirma.

Por su parte, Inés Arrimadas, dejó claro que la prioridad del partido es la de pactar con el PP.