Señalado por todos como la 'X' de la financiación irregular e imputado por la Fórmula 1, crece la presión para que Camps abandone el Consejo Jurídico Consultivo. Para el presidente de la Generalitat Valenciana, sería "un gesto de dignidad" que se le pide "por el conjunto de la sociedad".

La petición que llegó al Pleno de Les Corts, donde el diputado del PSPV Manuel Mata le tachó de "molt miserable". A propuesta de Compromís, Les Corts piden a Camps que dimita, en una decisión que a ojos del PP "destila odio".

Para Mónica Oltra, no se trata de un tema de odio, sino de justicia, porque en su opinión "deben pagar el daño que han hecho". Pero dimitir es algo que al expresident imputado ni se le pasa por la cabeza porque no ve "ningún motivo".

Esto no sorprende si tenemos en cuenta los privilegios que le corresponden: 58.000 euros de sueldo por acudir a una reunión semanal, secretaria personal y chófer. Así que, en total, Camps le sigue costando a los valencianos 140.000 euros al año.