Pese a las advertencias del Gobierno, Francis Franco ha llevado una bandera franquista a la exhumación de su abuelo del Valle de los Caídos, que las autoridades no le han permitido introducir en la basílica. La bandera en cuestión, que por la mañana colgaba en la fachada de su casa, es la misma que cubrió el ferétro de Franco tras su muerte en 1975 y que la familia había guardado.

El nieto más mediático de Francisco Franco ha atendido a la prensa a la salida de su casa, cuando se disponía a asistir a la exhumación. Con un lazo con la bandera de España en la solapa y portando la mencionada enseña preconstitucional que después ha llevado consigo, ha manifestado que el sentimiento de la familia era de "tristeza".

Asimismo, ha criticado la prohibición de concentraciones ante el camposanto de El Pardo en el que ha sido inhumado Franco. "Lo que buscan es que parezca que mi abuelo está solo, que nadie quiere estar allí y lo han impedido de todas las maneras", ha reprochado al Gobierno.

Por otra parte, Francis Franco ha pedido disculpas a la prensa por "el trato vejatorio y discriminatorio", que, dijo, recibirían los periodistas en la cobertura de la exhumación. "No ha sido voluntad nuestra", ha deslizado, "nosotros hemos dicho que o era íntimo o era luz y taquígrafos, pero el Gobierno ha sido el que ha tomado todas las decisiones".

"Quieren controlar la foto", ha acusado Francis, que ha viajado junto a los restos de su abuelo en el helicóptero que los ha trasladado a El Pardo.