La Policía francesa trabaja sin descanso para contabilizar el inventario completo entregado por ETA. Según el primer ministro francés, los ocho zulos ocultaban tres toneladas y media de armas, explosivos y materiales para la confección de artefactos.

Francia asegura que destruirá los materiales peligrosos, pero las armas serán peritadas. Se analizaran minuciosamente en busca de huellas y perfiles genéticos que pueden ayudar a resolver las más de 300 causa abiertas por actos de ETA. Una información que compartirán con España.

Los peritajes también podrían confirmar si todo el material entregado es el arsenal completo de la banda terrorista. Muchos expertos aún dudan de que ETA este desarmada totalmente. Hace 11 años, la banda terrorista robó en el sur de Francia el doble de armamento del entregado, un total de 350 armas de las cuales quedaban 150 por recuperar.

El juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, pedirá la comisión rogatoria a Francia para que comparta toda la información sobre las armas. Los verificadores han sido citados para declarar ante la Fiscalía francesa por su colaboración con la banda armada. Las comparecencias son en calidad de testigos pero Francia nunca les ha garantizado tener impunidad sobre este proceso.

En España hay diligencias abiertas contra ellos, pero ni el juez ni el Fiscal ven ningún tipo de delito en los preparativos y ejecución de la entrega de armas de los terroristas.