Julio Lorenzo Rego, el médico forense que firma el informe en la instrucción abierta por las manifestaciones del 8M por la que ha sido imputado el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, ha participado en varias conferencias de los Legionarios de Cristo junto al obispo de Alcalá, según publica El Plural.

En el blog de Regnum Christi, federación a la que pertenecen los Legionarios de Cristo, una entrada de febrero de 2016 da cuenta de la partipación de Lorenzo Rego en unas jornadas tituladas "Los retos de nuestra fe". Pero la primera ponencia de Lorenzo Rego en una conferencia de los Legionarios de Cristo se remonta, según el diario, a 10 años antes, cuando participó en el “Simposio de Psicólogos Católicos 22º, 2006: Globalidad y familia", que clausuró el obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig Pla, que en varias ocasiones ha cargado contra los homosexuales. Pero además, su hermana, Elena Lorenzo Rego, es la terapeuta que fue multada por la Comunidad de Madrid por sus cursos para curar la homosexualidad.

En su página web, Lorenzo Rego asegura que ser médico le ha permitido acercarse "por vocación" al sufrimiento humano y "desde ahí avanzar al conocimiento de su realidad física, psicológica y espiritual". Además, asegura que ser médico forense en los juzgados le permite "conocer y valorar la psicología y la psicopatología de cuantas personas realizan actos ilegales, cuántas veces influidos por afecciones psíquicas, muchas veces emocionales, que siempre han de ser tenidas en cuenta antes de enjuiciar".

En su escrito, que ha sido criticado por la Abogacía del Estado al considerar que hay "sesgo acusatorio", el médico forense adscrito al Juzgado de Instrucción nº 51 de Madrid asegura que "de haberse evitado esas manifestaciones se habría evitado una amplia difusión de la enfermedad".

Lorenzo Rego sostiene que, aunque al menos se debería haber advertido a la población para que mantuvieran medidas de seguridad e higiene, no es posible determinar si las personas afectadas por el coronavirus que asistieron a las manifestaciones lo contrajeron por este encuentro o por cualquier otro acto.

La investigación fue abierta tras la denuncia de un particular, el abogado Víctor Valladares, dirigida contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y contra todos los Delegados de Gobierno por permitir estos actos masivos que pudieron propiciar la infección por coronavirus