La Fiscalía General del Estado, en un informe remitido a la Sala Segunda del Tribunal Supremo, pide que se investigue al diputado de Vox Javier Ortega Smith al considerar que sus palabras sobre las Trece Rosas podrían ser constitutivas de un delito de odio.

El diputado afirmó en una entrevista en TVE que lo que hacían las jóvenes era "torturar, violar y asesinar vilmente" y que "cometieron crímenes brutales en las checas".

Según el Fiscal de Sala especialista en delitos de odio, Alfonso Aya Onsalo, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en su sentencia de 6 de julio de 2006 recuerda que es de vital importancia que los políticos, en sus discursos públicos, eviten difundir palabras susceptibles de fomentar la intolerancia, generando un sentimiento lesivo para la dignidad de los aludidos y un riesgo para los derechos de terceros y el sistema de libertades.

La iniciativa partió de familiares de las víctimas y diferentes asociaciones que se querellaron contra el político de la formación de extrema derecha por presuntos delitos de odio y atentado al honor. Los denunciantes además, solicitaron que se exigiese al político la "rectificación pública y que se retracte de las palabras vertidas contra las jóvenes fusiladas".

Pero Ortega Smith no solo no se ha disculpado sino que tampoco acudióal juzgado al acto de conciliación con la Asociación Trece Rosas, que había aceptado retirar la petición de los 10.000 euros de indemnización y la condena de trabajos de exhumación si pedía disculpas públicamente