La Fiscalía ha pedido prisión para los siete CDR detenidos el lunes. Los acusa de estragos, tenencia de explosivos y terrorismo, pero no de rebelión. En total fueron nueve los detenidos, pero dos quedaron en libertad con cargos y los otros siete han pasado a disposición judicial este jueves en la Audiencia Nacional.

Compra de explosivos

Dos de los detenidos han reconocido a la Guardia Civil que habían comprado los materiales explosivos incautados y que los probaron. También reconocieron que tenían una pistola de fogueo con munición real.

Dos detenidos han reconocido que tenían una pistola de fogueo con munición real.

Según ha podido confirmar laSexta, han confesado que participaron en la adquisición de diversas sustancias para elaborar mezclas con las que fabricar explosivos, de spués de que les mostraran vídeos y documentos gráficos en los que aparecen algunos de ellos haciendo pruebas en una cantera. Además, señalaron que habían adquirido "el compromiso" de cometer alguna acción para "meter ruido" de cara al aniversario del referéndum ilegal del 1-O.

A las puertas de la Audiencia se ha congregado un grupo de simpatizantes para apoyar a los CDR; también hay miembros de Junts per Catalunya, Esquerra, Bildu y la CUP. Han desplegado pancartas donde piden libertad para los independentistas detenidos y denuncian una "operación del Estado contra el independentismo popular".

Detenidos por terrorismo

La operación desarrollada el lunes por la Guardia Civil se saldó con nueve detenidos, si bien dos de ellos quedaron en libertad con la obligación de comparecer ante la Audiencia Nacional En una nota difundida a raíz de las detenciones, la Fiscalía explicó que se les acusa de ultimar acciones terroristas, que presuntamente iban a perpetrar con el material para fabricar explosivos caseros que se les intervino.

Además, tenían en su poder consultas en Google, información e incluso planos sobre edificios públicos, entre los que figura una casa cuartel de la Guardia Civil. La operación, que se encuentra bajo secreto sumarial, es fruto de una investigación de más de un año en el que se han practicado numerosas intervenciones telefónicas, según fuentes jurídicas.

Los detenidos tenían un plano de una casa cuartel de la Guardia Civil.

En los diez registros practicados el lunes en los municipios catalanes de Mollet del Vallès, Sant Fost de Campsentelles, Cerdanyola del Vallès, Sant Vicenç de Torrelló, Sabadell y Santa Perpètua de la Mogoda, se halló "una gran cantidad" de precursores para fabricar explosivos, entre ellos "termita", un explosivo de mezcla casera basado en el óxido de hierro y el aluminio.

Según fuentes jurídicas, se ha hallado también un laboratorio improvisado en un almacén que los detenidos habrían utilizado para sintetizar ese explosivo sin levantar sospechas y documentos que detallaban los porcentajes exactos de aluminio y óxido que se deben mezclar para que el material resultante estuviera en condiciones de detonar.