El juez de la Fiscalía Anticorrupción Luis Pastor se ha desplazado a Londres para interrogar a Corinna Sayn Wittgenstein, amiga íntima del rey emérito Juan Carlos I, en relación a presuntas comisiones ilegales que podrían haber alcanzado los 80 millones de euros.

La intención es ver si ratifica las afirmaciones que hizo en una conversación grabada por el comisario Villarejo y en la que habría asegurado que varias empresas españolas pagaron comisiones ilegales, entre ellos al rey emérito, que habría actuado como mediador para la construcción de un tramo del AVE a La Meca.

Corinna dice que tiene pocos datos

La princesa Corinna se ha desvinculado del caso y ha explicado a los fiscales españoles que apenas tiene datos sobre supuestas comisiones del AVE a la Meca y que lo "poco" que sabe es a través de terceros". Además, recuerda que las informaciones serias sobre los negocios del rey emérito han existido durante décadas.

Su abogado además ha indicado que cualquier intento por parte de personas en España que traten de utilizar a su clienta "como chivo expiatorio para restar importancia a sus propias acciones indebidas enfrentará una respuesta legal rápida".