El Grupo COVID-19 se ha reunido este martes para analizar la situación epidemiológica de Madrid después de la tensión generada entre el Gobierno central y el de la Comunidad de Madrid por las restricciones que ya se aplican en varios municipios de la región, unas medidas que han acabado en los tribunales.

Las dudas de Sanidad por la mejora de los datos de coronavirus en la comunidad también se habían sumado a la polémica, aunque al termino de la reunión, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha negado en el Senado haber "puesto jamás en duda los datos de ninguna comunidad autónoma" y ha aclarado que siempre dice que "hay que abordar esto con mucha prudencia".

Al respecto, el consejero de Sanidad madrileño, Enrique Ruiz Escudero, ha asegurado en rueda de prensa que ha "exigido una aclaración al Gobierno" y ha dicho que espera que "este tipo de insinuaciones no se vuelvan a producir", porque "al cuestionar los datos de nuestra comunidad se cuestionan nuestros profesionales".

Lo cierto es que durante la rueda de prensa del pasado lunes, Fernando Simón habló del desplome de contagios en la región en las últimas 24 horas y alegó que podía deberse a un retraso en la actualización de los datos oficiales. Una versión que corroboró Illa al decir que en Madrid "tienen algunas dudas sobre el retraso en las notificaciones y la incorporación de los test de antígenos".

Desde la Comunidad de Madrid la respuesta no se ha hecho esperar. "No puedo decir que Simón miente, puedo pedirle respeto a los datos de la Comunidad de Madrid si no está de acuerdo", aseguraba el consejero de Justicia madrileño, Enrique López.

La propia presidenta autonómica, Isabel Díaz Ayuso, también se ha pronunciado sobre la polémica a través de sus redes sociales asegurando que desde Sanidad infunden "miedo". "Cuando los datos de la Comunidad de Madrid eran buenos en julio, era sospechoso. Empeoraron y fueron creíbles hasta ahora que vuelven a mejorar. Y en lugar de la responsabilidad se opta por el mensaje del miedo con Madrid".

 

Madrid pide al Gobierno que "reconsidere la orden"

Enrique Ruiz Escudero ha asegurado que la buena tendencia de las cifras "se confirma" en la región: "Hemos tenido un descenso del 42% en 15 días", algo que indica, según ha señalado Escudero, que "las medidas de la Comunidad de Madrid están funcionando".

Por ello, Madrid ha solicitado al Ejecutivo central que "reconsideren la orden" impuesta la semana pasada, y que se dejen de aplicar las medidas restrictivas en los cuatro municipios y nueve distritos en los que la mejora de las cifras hace que ya no cumplan con los requisitos determinados por Sanidad.

Aunque el consejero, que ha señalado que "el plan de la Comunidad de Madrid "funciona, defiende una mejora en las cifras con una incidencia de 598 por cada 100.000 habitantes en la actualidad, las cifras aportadas por el Ministerio de Sanidad son otras. Según estos datos actualizados, la incidencia de Madrid ha pasado de ser ayer de 586 casos COVID-19 por cada 100.000 habitantes a ser hoy de 710.

Pactan establecer un mecanismo técnico diario de análisis

La reunión, que ha durado dos horas, ha terminado sin grandes acuerdos, según ha indicado Enrique Ruiz Escudero. Aunque ambas partes se han "emplazado a establecer un mecanismo técnico diario de análisis de la situación epidemiológica" para hacer un seguimiento constante de la evolución de la pandemia, tal y como han informado en un comunicado conjunto.

En el encuentro han participado el ministro Sanidad, Salvador Illa; la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias; el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado; y el consejero de Sanidad de la CAM, Enrique Ruiz Escudero, junto a sus equipos.