El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha revalidado por cuarta vez su liderazgo en el PP gallego con el apoyo del 97,8% de los alrededor de 2.000 compromisarios que se desplazaron a Expourense apoyar su candidatura y 'oficializar' la proclamación del político como candidato a la presidencia del gobierno gallego en las elecciones autonómicas de otoño.

Feijóo ha vuelto a reafirmar que su intención es lograr la gesta de una tercera mayoría absoluta que le situaría, de lograrlo, en un puesto único entre todos los barones del PP. Hasta el momento, los resultados le avalan, ya que fue capaz de arrebatar la Xunta al bipartito en 2009 y de retener el poder en 2012, esquivando los efectos de la crisis.

Ahora, con una ciudadanía escéptica con la clase política salpicada por numerosos casos de supuesta corrupción y la irrupción de las fuerzas emergentes, el dirigente popular sabe que no será fácil, pero en la presentación de su candidatura ha garantizado a los suyos que está en condiciones de "volver a ganar y gobernar" tras unas elecciones que ha situado en octubre.

Aunque reafirma cada vez que puede que su "compromiso" es "con Galicia", Feijóo no consigue salir de las quinielas para un eventual reemplazo de Rajoyque no participó en el cónclave.