Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia, ha presentado en 'Génova' su candidatura para presidir el Partido Popular. Lo ha hecho con más 55.000 avales de la militancia, diez veces más de las que presentó Pablo Casado en su día.

De este modo, el gallego formaliza su candidatura, la más potente desde que el PP celebra primarias, teniendo en cuenta que ha logrado el mayor número de apoyos previos obtenidos por un candidato a la Presidencia de la formación. Las papeletas ya se han depositado en cajas en la sede nacional del partido.

El presidente gallego ha anunciado que la formación se prepara para una nueva etapa, un "nuevo tiempo" en el que estará "dispuesto a ir a por todas": "Quien esperase un Partido Popular sin hambre o granas de remontar, se equivoca". Sus bases para este nuevo proyecto son "gestión, estabilidad y mayorías", un mensaje con el que Feijóo ya empieza a llamar a los votantes que en los últimos tiempos se han fugado a otros partidos de la derecha.

"Percibo hartazgo en una forma de hacer política centrada en el egocentrismo y decepción ante un Gobierno inestable y divido", ha enfatizado, destacando que no quiere hablar de políticos sino de políticas y de los "graves problemas de industrias, autónomos y familias".

Si el foco y el altavoz "suelen tenerlo quienes son estridentes", dice, su intención es la de "reivindicar que no siempre a los que más ruido hacen se les escuchan más".

Ahora, Feijóo se embarcará en una gira por el territorio español para pedir el apoyo. "Estamos preparados para salir a la calle, dar la cara, pelear cada voto. Preparado para aportar a este proyecto donde hay sitio para todos", ha zanjado.

No obstante, de hacerse cargo del liderazgo del partido, Feijóo habrá de enfrentarse a varios espinosos asuntos. Uno de ellos es el motivo que desencadenó la dimisión de Pablo Casado, lo ocurrido con la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso y los contratos de los que se habría beneficiado su hermano. Preguntado por si investigará lo sucedido, Feijóo ha respondido: "Acabo de presentar la candidatura. Eso le corresponderá decidir al presidente. Quien gane el congreso y su Comité Ejecutivo decidirá si hay alguna denuncia y la investigación correspondiente".

El otro tema que deberá de resolver será su posición respecto a llegar a pactos con Vox. Por el momento, no ha sido tan tajante como en ocasiones anteriores y ha dejado claro que no quiere hablar de ello: "Mi proyecto no es hablar de pactos, sino de hablar de cómo podemos ganar las elecciones".

Una cantidad de avales que dista de los que consiguió Pablo Casado

En las primeras primarias del PP, celebradas en junio de 2018 para suceder a Mariano Rajoy, el entonces candidato Pablo Casado entregó más de 5.000 avales. Por su parte, María Dolores Cospedal registró alrededor de 3.200 avales.

Feijóo ha agradecido a la comisión organizadora del congreso su trabajo "riguroso y profesional", así como a los afiliados que han avalado su candidatura. Afirma además que se propone no dejar de escuchar nunca a las bases, y ratifica que su compromiso como candidato y presidente, en el caso de tener la confianza, "será con todos los afiliados".

Así, recordando que "Aznar y Rajoy sacaron mayoría absoluta", se ha mostrado decidido a "tener mayoría suficiente para gobernar".

La competidora de Feijóo

Alexia Herranz es la única competidora que le ha surgido a Feijóo hasta el momento. La militante trans del PP de Gandía ha afirmado este miércoles que ha presentado unos 120 avales para la candidatura a la presidencia del Partido Popular, avales recogidos en diferentes sedes de todo el país.