La familia de Primo de Rivera, fundador de la Falange, ha solicitado al abad del Valle de los Caídos y a la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Salud de la Comunidad de Madrid, exhumar los restos de José Antonio, según ha anunciado en un comunicado el duque de Primo de Rivera, Fernando Primo de Rivera, representante de la familia.

Asimismo, también han solicitado las licencias correspondientes al Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial. Una vez obtenida la autorización solicitada, los restos serán depositados en el lugar que la familia ha decidido, aunque no especifican en que cementerio será.

Hasta ahora, los restos de Primo de Rivera descansan en un lugar preeminente del altar mayor del Valle de los Caídos. Su familia siempre protestó de que estuviese enterrado en ese lugar.

Los descendientes del líder de la Falange justifican este traslado en que cumplirán así la voluntad manifestada en el testamento por José Antonio Primo de Rivera, de ser inhumado en un cementerio católico y no en uno civil, como acuerda la nueva ley que se convertirá el Valle de los Caídos. De esta forma, se han adelantado a que la nueva Ley de Memoria Democrática les exija sacar los restos, pues prevé que el templo pase a ser un lugar de enterramiento civil.

"El proceso de exhumación debe permanecer y permanecerá dentro de la estricta intimidad familiar, sin que pueda convertirse en una exhibición pública propensa a confrontaciones de ninguna clase entre españoles", detallan en dicho comunicado. Es decir, no quieren que se repita el vuelo que rodeó la exhumación de Franco, a la que se oponía la familia del dictador y que terminó siendo televisada en directo.

Desde el Gobierno no han tardado en agradecer la predisposición de su familia para "proceder a la exhumación y cumplir con la Ley de Memoria Democrática", destacan fuentes del Ejecutivo. "La ley establece que antes de la exhumación se debe contactar con la familia y proceder de acuerdo a los cauces oportunos para llevarla a cabo, pudiendo inhumarse en la cripta del Valle de Cuelgamuros, si así lo quisieran, ya que José Antonio Primo de Rivera es una víctima de la Guerra Civil", añaden.

Por su parte, el presidente de Unidas Podemos en el Congreso, Jaume Asens, considera "coherente" que la familia de Primo de Rivera haya solicitado exhumar los restos de José Antonio, antes de que el Valle de los Caídos se convierta en cementerio civil con la nueva Ley de Memoria Democrática, y ha pedido "respeto" para su decisión.

El portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, entiende que la familia de José Antonio Primo de Rivera haya solicitado la exhumación del fundador de la Falange del Valle de los Caídos para evitar que el Gobierno haga "un espectáculo" con sus restos. "Si yo tuviera un tío al que le van a intentar someter a otro espectáculo --que creo que sería el cuatro o quinto traslado de restos--, yo también trasladaría los restos de mi tío a otro sitio", ha comentado en una rueda de prensa en el Congreso.

Sin embargo, donde sí que hay choque con la familia del líder de la Falange es en la retirada de títulos nobiliarios: se quejan de que la nueva ley eliminar los títulos que Franco otorgó a la familia, el de duque de Primo de Rivera y el de conde del Castillo de la Mota.