Juan Carlos I podría estar en la República Dominicana. Así lo asegura el diario ABC, que ha informado este 4 de agosto de la llegada del rey emérito al país latinoamericano, donde habría sido acogido por una conocida familia de empresarios con la que entabla una amistad desde hace décadas.

Sus posibles anfitriones serían los Fanjul: cuatro hermanos de origen cubano —Alfonso, Pepe, Alexander y Andrés— que ostentan un imperio de plantaciones de azúcar en Estados Unidos y República Dominicana. Juan Carlos I guarda una especial amistad con Pepe (el segundo en orden de nacimiento), multimillonario al que visita cada invierno en su residencia de Palm Beach, en Florida.

Como muchos cubanos, los Fanjul son descendientes de españoles que emigraron a la isla a finales del siglo XIX. Estos hermanos, nativos del lugar, nacieron con el negocio más que consolidado. No obstante, la revolución cubana de 1959, encabezada por Fidel Castro, se interpuso en sus planes. De este modo, la confiscación de sus tierras llevó a los Fanjul a exiliarse a Estados Unidos, donde comenzaron a levantar nuevas plantaciones.

Los hermanos, encabezados por Alfonso y Pepe, se instalaron en Palm Beach y fijaron allí su nuevo centro de operaciones. Allí fundaron, en 1960, Florida Crystals, la primera filial de su futuro conglomerado de azúcar. La compañía creció a un nivel frenético y, en unos pocos años, sus dueños habían logrado recuperar su estatus de poder. Pero esta vez, el dominio estaba en la costa norteamericana, a unos escasos kilómetros de la tierra en la que se habían criado.

Una amistad de décadas

La abdicación del rey emérito en Felipe VI supuso el fin de sus responsabilidades diplomáticas como jefe de Estado. Pero en los últimos años ha estado especialmente activo, con múltiples visitas a conocidos empresarios y políticos de todo el globo. Y en su lista de anfitriones, Pepe Fanjul ha sido uno de los fijos. Recién abdicado, en 2014, viajó a República Dominicana para hospedarse en el ‘resort’ de lujo ‘Casa de Campo’. También hay constancia de viajes en 2016, 2017 y 2019.

Los lazos entre los Borbón y los Fanjul no nacen con Juan Carlos y Pepe, sino que vienen de muchos años atrás. Hay que remontarse a los años 30, cuando Elmida Sampedro (hermana del abuelo de los empresarios) se casó con el príncipe Alfonso, abuelo del rey emérito. La relación de Juan Carlos I con los Fanjul fue discreta durante años, pero desde 2014 se han sucedido las imágenes del monarca disfrutando de los lujos que le brindaba la familia en sus viajes.

El cara B de los Fanjul

Estos hermanos, pese a ser conocidos por la industria azucarera, han sabido diversificarse y cuentan con múltiples negocios de éxito en otros sectores como el inmobiliario o el turístico. También tienen una amplia influencia política —fundamental a la hora de tener una buena relación con el Gobierno estadounidense y conseguir subvenciones para sus negocios—.

Alfonso Fanjul es amigo de Bill Clinton, como remarcaba el Washington Post en 2014, y ha financiado algunas campañas del partido demócrata, mientras que Pepe mantiene buenas relaciones con algunos políticos republicanos, como el senador por Florida Marco Rubio. Ahora bien, a pesar de que las empresas de los Fanjul cuentan con ayudas a izquierda y derecha, también han sido sujeto de críticas en múltiples ocasiones.

En 2003, el New York Times recordaba las casi 73.000 hectáreas de agua contaminada que enviaban las cosechas de estos hermanos a uno de los ecosistemas más salvajes de los Estados Unidos. En 2011, también la revista Vanity Fair citaba las palabras de un abogado que denunció a los Fanjul por ser responsables de lo que consideraba “esclavitud moderna”. Según el medio citado, esta familia logró hacerse rica en Estados Unidos “importando mano de obra barata jamaicana” que hacía un “trabajo brutal y peligroso” en sus cosechas de caña de azúcar.

El resort ‘Casa de Campo’, posible cobijo de Juan Carlos I

Según ABC, el rey emérito viajó este fin de semana a Sanxenxo (Pontevedra), para después desplazarse a la localidad portuguesa de Oporto, desde donde tomó un avión para viajar al aeropuerto de Santo Domingo (República Dominicana).

El medio señala que Juan Carlos I probablemente habría aceptado alguna de las invitaciones recibidas por sus amigos, apuntando directamente a Pepe Fanjul como anfitrión favorito del emérito. Ahora bien, el citado medio insiste en que se desconoce si República Dominicana sería su destino final, porque el monarca ha mostrado en otras ocasiones un gran interés por Nueva Zelanda.

Esta información se suma a otras tantas publicadas en las últimas horas. Desde Portugal, varios medios señalan que Juan Carlos I se sitúa en Estoril, a 25 kilómetros de Lisboa. La cadena Televisao Independente argumenta que el rey emérito ya conocería la zona por ser su residencia de la infancia, mientras que el Diário de Noticias, otro medio portugués, afirma que el alcalde de Cascais (municipio donde está situado Estoril), le dijo recientemente el rey emérito que le recibiría “con los brazos abiertos”.