17 julio 2018: Nada más llegar a la Moncloa tras la moción de censura a Mariano Rajoy, Sánchez anuncia su compromiso de exhumar los restos de Franco en el menor plazo posible, incluso ese mismo verano. "Su materialización, a falta de los últimos retoques, será en breve, en muy breve espacio de tiempo", dijo en su comparecencia en el Congreso para presentar su programa de Gobierno.

24 agosto 2018: El Gobierno aprueba mediante un real decreto la modificación de dos puntos de la Ley de Memoria Histórica para dar cobertura legal a la exhumación. Y se "dará voz" a la familia del dictador para que en 15 días decida dónde quiere trasladar su tumba.

13 de septiembre 2018: El Congreso aprueba la exhumación de los restos de Franco con la abstención de PP y Ciudadanos. A su juicio, esta medida no es urgente.

29 septiembre 2018: La familia Franco expresa el deseo de enterrarlo en la cripta de la Catedral de la Almudena de Madrid en una tumba familiar. Pero el Ejecutivo quiere evitar que se convierta en un lugar de peregrinación. La familia Franco dispone de un panteón familiar en El Pardo. Allí está enterrada su esposa, Carmen Polo.

29 octubre 2018: El secretario de Estado de la Santa Sede, Pietro Parolin, garantiza a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, que no se opondrá a la exhumación.

17 diciembre 2018: El Tribunal Supremo rechaza paralizar cautelarmente la exhumación. Los nietos del dictador habían solicitado a la Justicia una serie de medidas cautelares. Ante esto, el Ejecutivo de Sánchez anuncia que sacará los restos de Franco a finales de enero de 2019 o a principio del mes de febrero del mismo año.

5 enero 2019: El Vaticano informa que es un asunto de España y de la familia Franco, que el asunto "concierne a su familia, al Gobierno español y al Iglesia local". Responde así a las palabras del prior del Valle de los Caídos oponiéndose a la exhumación y después de que el Gobierno haya respondido que acudirá a sus superiores ante esta negativa.

15 febrero 2019: El Gobierno aprueba la orden de exhumación, con una fórmula para superar la oposición de la familia a la que dan un plazo de quince días para decidir el lugar que, en cualquier caso, no podrá ser la catedral de La Almudena.

7 marzo 2019: La familia Franco comunica que recurrirá ante la Justicia y que pedirán la suspensión cautelar del acuerdo que dio vía libre a la exhumación del dictador. A los Franco se unen los monjes de la Abadía del Valle de los Caídos ya que consideran que la exhumación se realizaría sin "autorización eclesiástica".

15 de marzo 2019: El Gobierno fija el 10 de junio como la fecha de exhumación y posterior inhumación en el cementerio de El Pardo-Mingorrubio. No irán a la Almudena, donde yace su hija y reclamaba la familia. Será justo después de las elecciones autonómicas del 26 de mayo, según explicaron desde el Gobierno.

12 abril 2019: Los Franco piden al Supremo que impida exhumar al dictador el 10 de junio.

4 junio 2019: El Supremo suspende la exhumación hasta que dicte sentencia.

24 septiembre 2019: El Supremo avala por unanimidad el plan del Gobierno de exhumar los restos y enterrarlos en El Pardo.

30 septiembre 2019: El Supremo considera que la obra para levantar la losa no necesita licencia municipal, frente a la tesis del juez de Madrid que paraliza la licencia.

9 octubre 2019: El prior de la Abadía del Valle de los Caídos, Santiago Cantera, asegura que la Abadía no autoriza el acceso a la basílica para la exhumación. Pero el Supremo le matiza y le recuerda que debe acatar la sentencia.

10 octubre 2019: La familia Franco presenta ante el Tribunal Constitucional un recurso de amparo en el que pide como medida cautelarísima que paralice la decisión del Supremo, que, en un nuevo pronunciamiento, autoriza al Gobierno a entrar en la basílica.

11 octubre 2019: El Gobierno acuerda que los restos serán desenterrados e inhumados antes del 25 de octubre: "la exhumación de Franco es una gran victoria de la democracia española", dijo Sánchez.

17 octubre 2019: El Constitucional decide por unanimidad inadmitir el recurso de amparo de la familia Franco por manifiesta inexistencia de vulneración de los derechos fundamentales alegados. Ese día también el juez Yusty Bastarreche archiva el recurso contra la licencia del Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial (Madrid) para las obras necesarias para la exhumación.

24 de octubre 2019: Franco sale del Valle de los Caídos. El dictador abandona la cripta de la basílica de Cuelgamuros tras una exhumación histórica rodeada de una enorme expectación mediática. Los restos del caudillo descansan ahora en el cementerio de Mingorrubio, en la localidad madrileña de El Pardo.