Según la sentencia a la que ha tenido acceso laSexta, el Tribunal de Cuentas ha condenado a la exalcaldesa de Madrid Ana Botella y a siete altos cargos de su Gobierno a pagar 25 millones de euros por vender 1.860 viviendas públicas protegidas al fondo buitre Blackstone a un precio por debajo de mercado en 2013.

El Ayuntamiento de Madrid reclamaba un daño patrimonial por estas operaciones superior a los 55 millones de euros.

El Tribunal de Cuentas considera que Botella y el núcleo más duro de su Gobierno "incurrieron en una negligencia grave" porque "no impidieron el perjuicio en el patrimonio público".

La sentencia concluye que las operaciones de la Empresa Municipal de Vivienda, que dependía del Gobierno, "dio lugar a un menoscabo injustificado en el patrimonio público" que cifra en 23 millones.

El fallo judicial establece que los condenados "responden solidariamente hasta la cifra de los 22,7 millones". El entonces consejero delegado de la EMVS deberá pagar en exclusiva los tres millones hasta los 25,7 millones.

Blackstone: radiografía del fondo buitre con el que operó Botella

Ana Botella y siete altos cargos de su Gobierno han sido condenados por la venta de viviendas protegidas a Blackstone. Pero, ¿cómo actúa este fondo de inversión en nuestro país? ¿Cuál es su papel? Nos lo explica Josué Coello en el vídeo que aparece a continuación.