El Gobierno Vasco está evaluando la posibilidad de restablecer el estado de emergencia sanitaria, ya decretado al pasado mes de marzo, si la gravedad de la situación epidemiológica en Euskadi sigue creciendo al ritmo actual.

En las últimas 24 horas, la comunidad ha sumado 569 nuevos positivos en coronavirus tras la realización de 6.618 pruebas PCR. Se trata de unas cifras que no se registraban desde el pasado mes de marzo.

"Si la gravedad lleva el ritmo que mantiene ahora, sería el momento de declararla", ha argumentado la consejera de Salud, Nekane Murga, refiriéndose a la emergencia sanitaria.

La consejera ha asegurado que el virus "sigue ganado terreno" en Euskadi y ha explicado que la comisión de seguimiento del COVID-19, que se ha reunido este jueves y ha contado con la presidencia del lehendakari, Iñigo Urkullu, ha constatado la "severidad" de la situación, especialmente en Bizkaia.

De manera extraordinaria, la consejera ha organizado un encuentro con el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, para analizar la posibilidad de poner en marcha nuevas acciones para frenar el avance de la pandemia en el territorio.

De los 569 casos registrados en el último día, 402 se concentran en Bizkaia, 75 en Araba, 72 en Gipuzkoa y 20 de personas con residencia fuera de Euskadi. En los hospitales vascos hay 26 personas ingresadas con el virus y 9 pacientes en la UCI por la enfermedad.