Un grupo de investigadores del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III ha publicado un estudio sobre la transmisión del coronavirus en España. Según sus investigaciones, el coronavirus ya circulaba por España alrededor del 14 y 18 de febrero.

Preguntado sobre este estudio, Fernando Simón reconoce que "se tiene información de varios casos en España previos incluso a mediados de febrero" y señala que "el incremento importante de la epidemia en España en la segunda semana de marzo se debe a transmisiones e infecciones que se produjero en la última semana de febrero".

El director del Centro de Alertas Sanitarias admite así que "pudo haber casos asintomáticos que se nos escaparan" y avala que "no hubo ningún paciente cero" en España, algo también destacado en este estudio del Instituto de Salud Carlos III.

Se trata de un trabajo publicado como 'preprint', que incluye resultados preliminares, y parte del análisis del genoma completo del SARS-CoV-2, que ha identificado tres grandes 'clados' que se extienden por todo el mundo (designados G, V y S).

Conviene concretar que los 'clados' son grupos filogenéticos que definen la evolución biológica de un organismo, y en ellos se observan las diferencias genéticas de los coronavirus circulantes en el mundo, que explican cómo actúan y se comportan.

El estudio descarta un paciente cero en España: "Se han detectado múltiples introducciones"

Así, se realizaron los estudios pertinentes para determinar el posible origen temporal, geográfico y las vías de difusión del COVID-19 en España.

Según el informe, los análisis de las primeras 28 secuencias del genoma completo del virus obtenidas de pacientes en España pertenecen a las tres grandes 'clados' identificados en el resto de mundo (S, G y V, como citábamos anteriormente). Este rastro detectado en nuestro país no conduce a un único paciente cero, sino que confirma "multitud de entradas" de personas infectadas desde otros países durante el mes de febrero, según explica al diario 'El País' el bioinformático Francisco Díez, uno de los firmantes de este estudio.

"El ancestro común más reciente (MRCA) de la pandemia se estimó en la ciudad de Wuhan, China, alrededor del 24 de noviembre de 2019. El origen de los grupos S-España y G-España se estimó alrededor del 14 y 18 de febrero de 2020, respectivamente, con una posible ascendencia de S-España en Shanghai", apunta el documento publicado, que añade que "se han detectado múltiples introducciones de SARS-CoV-2 en España".

Los resultados del estudio también destacan el "potencial extraordinario" del SARS-CoV-2 para "una difusión geográfica rápida y generalizada".

No obstante, el Instituto de Salud Carlos III apunta que los resultados obtenidos deben verse como un informe inicial sobre la situación a finales de marzo de 2020 y recalcan que este tipo de estudios sobre la dinámica de la transmisión viral resultan cruciales para mitigar la pandemia.

Lo cierto es que el análisis del genoma del SARS-CoV-2 está favoreciendo las investigaciones para dar con una vacuna. Margarita del Val, investigadora del CSIC, ha explicado a laSexta que una de las vacunas en las que trabaja España se basa precisamente en el propio virus (atenuado, sin la capacidad de multiplicarse y con menos virulencia).

"Es el virus completo y por tanto no sería un solo gen. Así, estimularía todas las armas del sistema inmune de forma más completa y tendría más opción de combatir la infección del virus. Tiene un perfil de seguridad muy buena de entrada", explicó la experta en Al Rojo Vivo.