Societat Civil Catalana ha tenido que suspender finalmente este acto dedicado a la figura de Miguel de Cervantes debido al ruido y los gritos que proferían los estudiantes independentistas que trataban de boicotearlo.

Bajo los lemas de "En la UB, no pasarán" y "Fuera fascistas de la universidad", los concentrados han entrado en el edificio histórico de la UB y han intentado acceder al acto de SCC, que había comenzado a celebrarse a puerta cerrada en el Aula Magna y al que asistía al presidente de esta entidad contraria a la independencia de Cataluña, José Rosiñol.

"Fuera fascistas de la universidad" gritaban los independentistas

En un ambiente muy tenso, se han producido enfrentamientos verbales que han desembocado en algún intercambio de golpes, sin que haya actuado la policía, que no ha entrado en el recinto universitario.

Dentro del Aula Magna había unas 200 personas encerradas con llave, mientras fuera los concentrados gritan consignas como "fascistas fuera de la universidad" y "el fascismo avanza si no se le combate".

Ante el ruido ensordecedor de sirenas y gritos, los organizadores del acto han decidido suspenderlo y han evacuado a los 200 asistentes, muchos de ellos personas mayores, por una puerta lateral, mientras eran abucheados por los concentrados sin que se produjeran más incidentes violentos, en un ambiente de mucha tensión.

 

SCC lamenta la cancelación

Societat Civil Catalana (SCC) ha lamentado en un comunicado haberse "visto obligada" a cancelar por falta de seguridad el acto de homenaje a Miguel de Cervantes en la Universidad de Barcelona (UB), que ha sido boicoteado por medio centenar de estudiantes y activistas independentistas.

SCC ha señalado en un comunicado que, "poco después de iniciar el evento, el rectorado de la universidad ha obligado a la entidad a desalojar la sala debido a que, según su parecer, no podía garantizar la seguridad de los presentes".

"Desde la dirección de Societat Civil Catalana se ha reclamado la presencia de agentes de los Mossos d'Esquadra para que se encargaran de velar por la seguridad y que el acto se pudiera desarrollar con normalidad", explica la entidad.

SCC lamenta haber tenido que cancelar el acto

"El rectorado no ha querido acceder a la petición de la entidad para 'no pasar la línea roja de autorizar la entrada de los mossos' y, por tanto, para garantizar la seguridad física de los asistentes y el libre desarrollo del acto", por lo que "no ha habido más remedio que aceptar su exigencia y, por tanto, cancelar el acto", añade.

Societat Civil Catalana señala que "lamenta profundamente" que se haya producido esta "desagradable situación" y que su "gran objetivo" es "crear escenarios de convivencia y concordia entre los catalanes y poder expresarse libremente en cualquier escenario", algo que, "por desgracia, en esta ocasión no ha sido posible.