El Gobierno ha anunciado que los centros de atención primaria se encargarán a partir de ahora de hacer un rastreo de los casos positivos de coronavirus. Lo esperado es que cualquier persona con síntomas de coronavirus pueda acudir a su centro de salud y, si su médico lo considera, hacerse la prueba en menos de 24 horas; el objetivo es la detección precoz de los casos para evitar la propagación del virus.

En este marco, cabe preguntarse cuáles son los síntomas con los que una persona podría llamar a su centro de salud para que un médico de cabecera decida si debe hacerse o no la prueba del Covid-19.

La lista de sintomatología compatible incluye, entre otros: fiebre, tos, dificultad para respirar, pérdida de gusto u olfato, diarrea y dolor muscular, de cabeza o de garganta.

¿Qué ocurre si doy positivo?

En los casos positivos habrá que proceder al aislamiento como mínimo durante 14 días y, al menos, hasta tres días después de que desaparezcan los síntomas.

En el caso de que la persona contagiada trabaje de forma presencial, se necesitará una PCR negativa para volver al puesto de trabajo.

Monitorización de contactos del contagiado

A los contactos de las personas contagiadas también se les hará un seguimiento. Tendrán que confinarse, ya que se consideran como contactos de riesgo, aquellos cuidadores que no hayan utilizado la debida protección, aquellas personas que hayan tenido encuentros con un paciente diagnosticado de más de 15 minutos a menos de dos metros de distancia

En el caso de que el contagiado haya tomado un avión en las últimas 48 horas, los pasajeros que se hayan sentado a menos de dos asientos y la tripulación del vuelo también deberán ponerse en cuarentena.