Esta noche han entrado en vigor las nuevas restricciones sanitarias en Cataluña para aplanar la curva de contagios de COVID-19. Estarán vigentes durante dos semanas y estarán estrechamente relacionadas con la hostelería, los locales comerciales y los gimnasios.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha avalado todas las restricciones, también las que afectan a los derechos fundamentales: la prohibición de reuniones de más de seis personas, la suspensión de la actividad presencial en las universidades y la limitación del aforo en lugares de culto.

Las medidas de la Generalitat han sido acordadas en el comité del Plan de Emergencias de Protección Civil (Procicat). A continuación, te explicamos qué podrás hacer y qué no si vives en esta Comunidad Autónoma.

¿Qué ocurrirá con bares y restaurantes?

Los locales de restauración cerrarán y solo podrán abrir sus instalaciones para repartir comida a domicilio. Así, durante al menos dos semanas los clientes solo podrán hacer uso de sus servicios mediante los pedidos a domicilio.

¿Cerrarán más instalaciones o locales?

El Govern también ha decretado el cierre de las salas de juego, mientras que los parques de atracciones, los cines y teatros tendrán que reducir su aforo al 50% y los parques y jardines deberán cerrar a las 20:00 horas.

¿Podré ir al gimnasio o al centro comercial?

Los centros comerciales y los gimnasios permanecerán abiertos y continuarán ofreciendo su servicio a los consumidores, aunque verán reducidos sus aforos. En el primer caso, el aforo quedará reducido al 30% y en el segundo, al 50%.

¿El teletrabajo y las clases online serán obligatorios?

Las autoridades catalanas no han decretado la suspensión de las clases presenciales, pero sí han recomendado que vuelvan las clases telemáticas y el teletrabajo a niveles de los meses de marzo y abril, los más duros de esta crisis sanitaria.

Además de estas medidas y restricciones, el Govern ha pedido a la ciudadanía que reduzca al máximo su movilidad y las relaciones sociales. En este sentido, ha pedido "sacrificios" a la ciudadanía para "limitar al máximo los movimientos fuera del domicilio", como "ir a ver familiares y amigos", algo que ha recomendado que se deje para más adelante.