Desde que Austria anunciase que suspendía la vacunación con AstraZeneca como medida preventiva mientras se investiga la muerte de una enfermera después de haber recibido las dos dosis de dicha vacuna, las reacciones en el entorno europeo se han sucedido.

A pesar de que varios países han dejado de usar AstraZeneca, mientras que otros solo están evitando el lote que corresponde con las complicaciones que se han dado en Austria, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) sigue manteniendo que hay peligro. "No hay, por el momento, ninguna indicación de que la vacunación causara esas condiciones, que no están clasificadas como efectos secundarios".

El lote en concreto es el del etiquetado ABV5300, y ya no solo Austria, sino que otros países como Italia o Dinamarca también han notificado casos graves de problemas circulatorios que se estudian por si tuviesen relación con esta vacuna.

Este lote ha sido distribuido en 17 países europeos, entre ellos España. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que la ministra de Sanidad se pronunciará al respecto "para dar noticias y decisiones sujetas a criterios técnicos en cuanto al proceso de suspensión de la vacunación de AstraZeneca". Con todo, también ha insistido el mensaje de tranquilidad y "seguridad" que ya venía predicando Carolina Darias, afirmando que si se dan a conocer las posibles complicaciones es precisamente "porque la EMA está encima de este proceso de vacunación".

Dese la propia farmacéutica también defienden que "no hay pruebas" de que su vacuna aumente el riesgo de coágulos en la sangre. "Unos 17 millones de personas de la UE y Reino Unido han recibido ya nuestra vacuna y el número de casos de coágulos de los que se ha informado entre este grupo es inferior a la media que se puede esperar en la población en general", ha explicado la farmacéutica.

Los países que han paralizado la vacunación con AstraZeneca

Varios países han optado por paralizar temporalmente la vacunación con AstraZeneca. Estos son: Francia, Alemania, Dinamarca, Países Bajos, Noruega, Islandia, Irlanda y Bulgaria.

Además, hay una serie de países que han preferido dejar de usar solo el lote que dio los primeros problemas en Austria. Son Italia, Austria, Rumanía, Luxemburgo, Estonia, Letonia y Lituania.